Debe prepararse economía para futuras oportunidades y acuerdos internacionales

Tijuana.- El director adjunto de la Dirección de Comercio y Agricultura de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), Raed Safadi destacó la importancia de preparar la economía de México para las futuras oportunidades que vienen del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TTP)  que se está negociando en la actualidad.

El economista y analista de la política de comercio internacional, durante su conferencia Tratados Comerciales NAFTA/TTP realizada en la tercer jornada de Tijuana Innovadora 2014 “Diáspora Mexicana, el talento que voló al norte” dijo que es necesario ver dentro del país para encontrar los componentes importantes y las formas que se tienen que llevar a cabo como parte importante de un sistema productivo.

El analista mencionó que una de ellas es poner atención a los acuerdos, los tratados que han puesto en alto las perspectivas de toda la política económica a nivel nacional, pero sobre todo, los cuidados sobre la fabricación y el servicio, “ahí está todo el mello del asunto”

Refirió que México está ahora involucrado en el proceso de mejorar muchas de las políticas económicas que le han llevado a una baja en crecimiento de esta última década porque la competitividad se encontraba afectada y ahora se están implementando nuevas formas que tienen que ver con el comercio.    

Indicó que en el comercio global con todos los productos que se venden y se compran se pueden vislumbrar los que se producen en algún otro lugar o con otro socio, con lo que se deduce que sí es necesario exportar o importar, “no se puede tener sólo una política de exportación sin importación, se tiene que ver cuáles aspectos actúan como barrera para mejorar la competitividad”.

Sin embargo, en este mundo de valor y de cadenas de comercio pueden existir tropiezos si no se logra el mejor tiempo de entrega para poder competir en los mercados globales, “aprovechar a tu vecino es una cosa, pero la diversificación en Latinoamérica es una oportunidad, aunque se tiene que estar preparado para  enfrentarse a esas fuerzas competitivas que vienen de todo el mundo”.

Ejemplificó que en México, industrias como la automotriz, las operaciones estaban sirviendo a dos segmentos de mercado específicos, al mercado protegido nacional y al mercado en Estados Unidos, lo que generaba mucho esfuerzo competitivo y mucha presión; la llegada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), integró a esos dos mercados.

Con el NAFTA, expuso, hoy un carro producido en Norteamérica “cruza fronteras ocho meses antes de estar completamente ensamblado; automáticamente piensas en cosas importantes para el aspecto competitivo, las fronteras deben de tener cero líneas, no retrasos ni importadores, y después el proceso de aprender cuáles son los estándares, las disciplinas y reglamentos que gobiernan los sectores”.

·         Necesario encontrar los componentes y las formas que se tienen que llevar a cabo como parte de un sistema productivo.

·         Debe ponerse atención a los acuerdos y tratados que han puesto en alto las perspectivas de la política económica nacional

·         La diversificación en Latinoamérica es una oportunidad pero se debe estar preparado para  enfrentarse a fuerzas competitivas de todo el mundo