Dea vs. Dean

Por Dante Lazcano

El dicho dice en mi rancho que a río revuelto ganancia de pescadores.

Lo anterior viene a colación por el pleito que ya se declaró entre Dea Spanos y Dean Spanos, dos de los dueños de los LA Chargers, en donde la primera presentó una demanda en la que básicamente busca que se venda a la franquicia, entre otras cosas, porque bajo la administración de Dean, el equipo ha generado una pérdida de por lo menos 356 millones de dólares, centavos más, centavos menos.

Y aunque quisiéramos defender a Dean, pues confieso que de manera personal ha tenido detalles impresionantes hasta con mi familia, la realidad de las cosas es que para donde se voltee su labor como administrador deja mucho que desear.

Deportivamente al mando de la franquicia sólo ha alcanzado la postemporada en nueve ocasiones a partir de la campaña de 1994, año en el que se llegó al Super Bowl, pero yo a ese año le pondría un asterisco pues su papá, el finado Alex, fue quien realmente armó al grupo.

Y si fueron nueve veces la que se metieron a la siguiente etapa obedeció a que tuvieron a un gerente general como John Butler quien armó a un equipo de campeonato al traer a gente como Tomlinson, Brees, Gates, Dielman, Rivers y la condición que Dean no se metiera en decisiones gerenciales, del 2001 al 2006.

Lamentablemente falleció y AJ Smith dejó mucho que desear en el puesto como por ejemplo su primer movimiento traer a Norv Turner como estratega y gracias al talento que había en el roster al equipo le alcanzó hasta el 2009 para un campeonato divisional.

Como administrador también podemos observar que, al margen de si fue o no un negocio, fue una tremenda equivocación haberse mudado a Los Ángeles pues, uno, ni se convirtieron en el equipo A de la urbe ni como negocio les convino ya que arrancaron en un miniestadio como el de Carson, que sufrían para meter 27 mil almas.

Aquí el tema es que la señora Dea cuenta con el apoyo legal de una firma que ha ayudado a la venta y adjudicación de franquicias como los LA Clippers y lejos de dejarse chantajear por el discurso que ella no quiere seguir formando parte del sueño que tuvieron sus padres en el sentido que el equipo de futbol americano fuera un negocio familiar, todo indica que el equipo se va a vender, para el 2024 platicamos ya que la deuda es fuerte.

Y es aquí donde los pescadores surgen ya que hace poco el magnate Jeff Bezos, dueño de Amazon, se quedó muy cerca de comprar a los Miami Dolphins, vamos, fueron realmente unos detalles los que lo dejaron a la orilla de hacerse de la franquicia.

Pero si el dicho de la señora Dea lo comprueba y la Corte pone a la venta al equipo, que no debió salir de San Diego, es donde gente con liquidez no sólo sacará del pequeño apuro económico a los Spanos, sino que hasta ayudará a la NFL a quitarse una piedrita del zapato pues en el círculo de dueños no es el mejor visto y ante el Comisionado, dadas las pifias de operación, dudo que objeten que los Chargers se llamen los LA Amazon Chargers a partir del 2025.

Mis dos centavos

Y lo reitero: tan cerca y tan lejos.