¿De verdad fue el mejor?

 

 

 

 

 

El Infierno de Dante

Por Dante Lazcano

En el futbol americano existe la frase que reza: ofensivas llenan estadios, defensivas campeonatos y ocasionalmente equipos especiales ganan Súper Tazones.

 

Aunque hay excepciones a la regla, como siempre sucede con todas las reglas, la tendencia, estadísticas y ejecución muestra que las defensivas ganarán el campeonato; para no irnos tan lejos, Denver el año pasado aplastó a Carolina gracias a su defensiva.

Habrá quien diga que es más fácil destruir que construir, pero no descartemos que una súper ofensiva también puede ser capaz de destruir a una defensiva y ejemplo a la mano es el triunfo de los New England Pats ante los Seattle Seahawks hace apenas dos años.

 

Lo que vimos el domingo pasado difícilmente tendremos oportunidad de volver a verlo en un Super Bowl: que un equipo se recupere de una desventaja de 25 puntos, jugar perfecto el último cuarto y como cereza en el pastel que todo se resuelva, con una jugada bastante polémica, un touchdown en tiempo extra.

Aunque estoy acostumbrado a vivir esos panoramas pues los viví los últimos 24 años con mis San Diego Chargers, hay que reconocer que los Patriotas son el mejor equipo de la actualidad y quizá de la era moderna del futbol americano, pero insisto, ¿realmente fue el mejor?

Somos de memoria corta, pero recordemos que ya una ofensiva fue capaz de superar a una súper defensiva como la de los Seahawks cuando Tom Brady hizo lo necesario para venir de atrás y quedarse con el que entonces fue su tercer campeonato, paradójicamente fue una jugada defensiva la que marcó la diferencia.

Sólo que el ataque comandado por Brady fue capaz de pasar encima de una defensiva que no sólo controlaba oponentes, los humillaba.

Aquella defensiva de los Seahawks ha sido comparada con la que se armó en los setenta con los Pittsburgh Steelers misma que se denominó como la “Cortina de acero” o con la que montaron en los ochenta los Chicago Bears.

Cabeza descanso – Ladrón que roba ladrón…

Al margen del bochorno que representó para la policía de Houston, Texas que se divulgara que Tom Brady, el segundo jugador en la historia de la NFL que podrá usar cinco anillos de campeón pues el primero fue Charles Hailey, fue objeto que le robaran el histórico jersey de su maleta, al final podemos afirmar que ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón.

Y digo esto porque Brady fue suspendido durante cuatro partidos en el 2016 por desinflar balones, de esta manera el afamado pasador sintió en carne propia que lo “birlaran”, por eso es que para evitar situaciones penosas posterior a la conferencia de prensa de presentación como jugador más valioso dl Super Bowl optó por huir con el trofeo.

Y ya que toqué el tema, pobre del cuate que robó el jersey ya que difícilmente lo podrá vender pues si bien es la pieza histórica más valiosa en la historia del futbol americano profesional, en el momento en que la ponga a la venta en cualquier sitio de internet será sujeto a un proceso por robo.

Mis dos centavos

Lo peor es que amenazan con un sexto.