De un final a otro comienzo

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Pareciera que poco a poco la liga mexicana se ha vuelto tan predecible como la liga española, ya que de nuevo las sorpresas se ausentaron de las semifinales del Apertura 2017 y se concretaron los pases a la final de los dos equipos que en el transcurso del torneo hicieron mejor las cosas. Y es que ni uno de los equipos más populares del país o la revelación del torneo pudieron evitar el choque entre los dos equipos con las nóminas más altas de la liga azteca, confirmando lo que muchos ya veían venir desde el inicio de la liguilla: clásico regiomontano en una final por primera vez en la historia de los torneos cortos. Tanto Monterrey como Tigres han logrado replicar la fórmula de equipos como Real Madrid y Barcelona, la cual indica que con un alto poderío económico se puede contratar a los mejores jugadores del continente para así armar un equipo superior a los demás y ganarse el título de equipo ‘grande’, y vapulearon a todo oponente que se le interpuso en la postemporada para acceder a la gran final del futbol nacional. Y sí, quizá esa comparación con los dos equipos más ganadores y famosos del futbol mundial es algo injustificada, ya que la mayoría de la afición proviene de Nuevo León y aún carece de ese empuje nacional o internacional, pero no hay duda que el amor por los colores de ambos equipos crecerá y se expandirá gracias en parte al buen futbol que han mostrado en el transcurso de los últimos meses y por sus constantes apariciones en distintas finales. Pero claro, ese momento aún no ha llegado y es muy probable que la final ‘norteña’ no sea del agrado de mucha de la afición mexicana que preferiría ver a otros equipos jugar. Al menos queda claro que le espera una serie sumamente competida y entretenida a cualquiera que se anime a ver esta final inédita.

Ahora bien, del otro lado de la moneda futbolística se encuentra el sorteo mundialista que se vivió el pasado viernes en Rusia y lo que se podría considerar como el inicio oficial de la preparación rumbo al próximo mundial. Y es que mientras que dentro del futbol mexicano a nivel nacional se preparan los dos mejores equipos del certamen para disputar la final, a nivel internacional el combinado tricolor se empieza a mentalizar para lo que podría ser uno de las fases de grupos más complicadas de los últimos tiempos. Los pupilos de Juan Carlos Osorio fueron colocados en el Grupo F junto con los conjuntos de Alemania, Suecia y República de Corea, en lo que los expertos consideran ser el segundo grupo más complicado de los ocho armados para la justa mundial. Además, en caso de salir vivo de la fase de grupos, se podría venir un enfrentamiento de eliminación directa ante Brasil, uno de los favoritos para llevarse la copa. La vida le pondría un reto casi imposible de superar al equipo azteca en su eterna búsqueda del quinto partido, pero para ser el mejor se debe derrotar a los mejores y nada sería más poético que eliminar al conjunto de Brasil y hacer historia en Rusia. Nada como iniciar el sueño mundialista con las expectativas más altas.