De titulares y suplentes

Por Dante Lazcano

En la NFL se dice que el suplente debe ser igual o mejor que quien está de titular; aunque en contadas ocasiones se ha comprobado que quien sale de la banca está al nivel, también se ha comprobado que cuando ese suplente se va a otro equipo como titular su fracaso no tarda demasiado.

Como en todos los casos hay excepciones a la regla y quizá Kurt Warner es el único que encima que salió de la banca hasta convertirse en uno de los mejores pasadores en la historia de la NFL al grado de haber sido el primer “corebac” en liderar a dos equipos distintos que llegaron al Super Nowl, como sucedió con los Saint Louis Rams y después los Arizona Cardinals.

Pero hay casos como Hershel Walker, que de ser el súper estrella en Dallas, al irse a Minnesota simplemente se apagó, o Jeff Hostetler quien ayudó a que los NY Giants ganaran el Super Bowl tras suplir a Phil Simms, le valió contrato para convertirse en Raider, con resultados ya conocidos.

Ahora que Nick Foles, el pasador que viniendo de la banca probó estar en un nivel digno de ser titular con los Philadelphia Eagles al grado de liderarlos a un campeonato ante los siempre tramposos New England Patriots, probará la agencia libre surge la interrogante de si será  capaz de hacer funcionar esa magia a donde llegue.

Obvio es que Carson Wentz, el titular con Fly Eagles Fly estará más allá de presionado en demostrar que no es propenso a lesiones, como ha sucedido en los últimos años, pues Foles se irá con todo por ganar y nada por perder, pero Wentz tendrá encima el ojo crítico de todos y si hay alguien durísimo exigiendo es el aficionado de los Águilas.

Sigue la misma vieja historia

Confieso que con la llegada del San Diego Fleet la tradición que los equipos de casa dejaran ir ventajas en los últimos segundos se había ido.

Pero la misma vieja continúa y ahora fueron los Memphis Express, equipo que por cierto no había ganado en esta inaugural temporada de la AAF, quienes le sacaron de la bola el encuentro al conjunto sandieguino.

Prácticamente durante los 60 minutos de juego, con sus ajustes que veremos más temprano que tarde en la NFL, la Flota Naval de San Diego estuvo adelante, y si bien es cierto que el guapo Philip Nelson sufrió de una fractura de clavícula por lo que debieron sacar de la banca al bulto de Michael Bercovici, también es verdad que no fueron capaces de mantener una ventaja once puntos.

A como van las cosas el Fleet está más que obligado a ganar lo que resta de la temporada en el majestuoso Qualcomm, ahora denominado SDCCU Stadium, y por ahí un partido de visitante para pensar en que se cuelen a la semifinal como cuarto mejor equipo y de esa manera planear en hacer crecer la raquítica base de aficionados y aprovechar esa herida abierta que hay en San Diego por la partida de lo Chargers, de lo contrario el esfuerzo será en vano.

Mis dos centavos

Volveré, dijo MacArthur.