De sueldos a sueldos

Por Dante Lazcano

Cuando en 1991, durante el receso de temporada, los Miami Dolphins dieron a conocer que a razón de un contrato con valor de 20 millones de dólares garantizaban cinco años de servicio del legendario Dan Marino fue considerado como uno de los mejor pagados en la liga, sólo detrás del mejor pasador que hubiera jugado en la liga como Joe Montana.

Si bien 20 millones de dólares siguen siendo un mundo de dinero, en la actualidad no lo es tanto en lo que a pago de salario se refiere, digo esto porque quien se supone es el mejor pasador en la liga en este momento devenga alrededor de 30 millones de salario base al año ya que Patrick Mahomes firmó por espacio de 10 años a razón de 550 millones de dólares.

30 años han pasado y sin lugar a dudas han marcado la diferencia ya que al final el tema de los contratos y su valor es bastante incoherente la forma en que algunos jugadores han hecho una fortuna sin siquiera haber tenido ni un 10% de lo que elementos como Marino o Montana hicieron.

Y lo que son las cosas de cómo se ha transformado, y disparado esto, es que por ejemplo un suplente en 1972, con lo mismos Dolphins, firmó un acuerdo con valor de 300 mil dólares, dinero que no tenía el dueño de equipo, para garantizar que Earl Morral fuera el suplente de Bob Griese.

A diferencia de muchos suplentes, Morral fue prácticamente el encargado de que los Delfines de esa temporada la terminaron de forma invicta ya que Griese se la pasó lesionado casi toda la temporada, por lo que al final lo que se invirtió en ese contrato fue extraordinariamente devengado, muy al estilo de Tom Brady cuando suplió a Drew Bledsoe.

Pero qué ocurre cuando por ejemplo un jugador como Chase Daniel, quien está de suplente con los LA Chargers y sin haber demostrado nada, tiene garantizado el futuro de los nietos de sus nietos ya que en 12 años de carrera insignificante ha ganado 37 millones, 828 mil 421 dólares, lapso en donde sólo ha titularizado 5 partidos.

El salario anual en promedio del suplente de los Chargers fue de 3 y medio millón de dólares, cifra que se embolsaba Dan Marino fácilmente en un año de aquella extensión, pero reitero, entre Daniels y Marino hay un mundo de diferencia.

Debido a que la pandemia el año pasado casi dejó inoperante hasta a la NFL, el dinero que recaudó la liga no fue el mismo, no hubo venta de palcos, entre otros detalles, obligaron a que el tope salarial se contrajera ya que la ganancia no fue la misma, es cuando reitero que la liga debe revisar esos pequeños contratos ya que el dinero no se lo dan a quién deben recompensar.

Y se le hizo a Messi

No fue el mejor partido, lo cocieron a patadas, pero nada mejor le pudo haber pasado a Lionel Messi, quien aplicó aquello de que no hay quinto malo, ya que en el Maracaná y ante los locales brasileños finalmente pudo ser campeón con la albiceleste.

Mis dos centavos

Somos campeones y vamos por el doblete, viste.