De los Chargers y Madden NFL

Por Dante Lazcano

Si algo me enseñó el finado Jorge Plascencia, fino periodista deportivo, en su momento director de deportes de Grupo Imagen, con quien coincidí en varias coberturas y tuve el orgullo de considerarme en su selecto grupo de amigos, fue meterme a estudiar los libros de estadística.

El gusto por los libros y numeritos incrementó cuando hicimos el comentario de color con los San Diego Chargers, al grado que hoy día es que el denominado “major sport” lo veo de forma distinta y si de entender un poquito mejor el juego, ya sea beisbol, basquetbol de MLB y NBA, les recomiendo Money Ball con Brad Pitt.

Por ejemplo durante la semana del Super Bowl se da a conocer al ganador del cotejo después de miles de recreaciones que hizo una computadora, aunque también se juega una partidita entre dos jugadores de los equipos que jugarán el Super Bowl en la NFL Experience, que es más para efectos de publicidad.

Ese resultado se obtiene luego que la máquina y el programa respectivo le cargaron todas las estadísticas que generaron en el campo real los jugadores, y aunque es cierto que habrá intangibles o hasta jugadas sorpresa que una computadora nunca podrá interpretar, al final la tendencia es lo que determina el resultado en cuestión.

Por lo mismo es que no me sorprendió que el videojuego Madden NFL, quizá el mejor que hay en el mercado, y no hablo por las gráficas y todo el tema de programación, sino porque es quizá lo más cercano a lo que se juega, fue que en el listado de los 10 mejores por posición incluyeron apenas a seis jugadores de los ahora LA Chargers y de esos Hunter Henry se perderá el año por lesión en el terreno de juego.

Ofensivamente tomaron en cuenta a Philip Rivers, y pese a su gran temporada, apenas se instaló en puesto nueve en el departamento de pasadores, Henry lo hizo en el puesto ocho como ala cerrado, entre receptores Keenan Allen lo ubicaron en el sexto peldaño y a Melvin Gordon lo dejaron sus números en el puesto siete.

Lo que me llama la atención es que defensivamente, la que tanto nos ha gustado su desempeño a partir que pusieron a Gus Bradley como coordinador defensivo, apenas los programadores del videojuego colocaron a dos elementos entre la decena de los mejores por posición como Casey Hayward en el sexto puesto como esquinero y Joey Bosa en el puesto siete de ala defensivo.

Lo anterior no determinará el rumbo que tomará el equipo o si la formula de Tom Telesco no ha sido la adecuada, pero si volvemos a nuestro punto de partida en el que la estadística nos determina la tendencia de los equipos, sólo espero que sean las individualidades las que inclinen el fiel de la balanza pues al final como me explicó el maestro Marty Schottenheimer alguna vez: el talento adicional que tienen algunos jugadores son los que marcan la diferencia.

Mis dos centavos

Darren Sproles, otro exCharger que se retirará con anillo de campeón, tras haber defendido la causa de otro equipo.