De eclipses y teatro en la UABC

Por Guadalupe Rivemar Valle

giralunas5@hotmail.com

Fue la misma tarde del eclipse cuando murió Diego, en la banca de un parque. Diego era un pobre actor de teatro que salió de la imaginación del dramaturgo originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, Edeberto “Pilo” Galindo. Fue el personaje central de la obra El teatro mata, que bajo la dirección del maestro Ángel Norzagaray, cerró el XVI Festival Universitario de Teatro FUT, celebrado en la UABC. Fueron diez días en los que se presentaron obras de distintas regiones del país, con la presencia de compañías de Veracruz, Monterrey, Tijuana, Mexicali y como país invitado: Argentina.

Afuera del Teatro Rubén Vizcaíno, algunos estudiantes de la UABC, seguían la ruta de la luna que se atravesaba frente al sol, proyectando una sombra anormal; las historias sobre secuelas y leyendas relativas a los eclipses andaban de boca en boca: revoluciones sociales, nueva conciencia espiritual, cambios personales donde el ambiente es propicio para despedirse de relaciones sin raíz, y malos presagios para las mujeres embarazadas, según anotan tradiciones ancestrales. Catástrofes naturales, era otra vertiente de comentarios donde la posibilidad de temblores de tierra, erupción de volcanes y maremotos, se podían atribuir a este fenómeno. Mientras, en escena, Diego nos presentaba su mundo donde vivió el triunfo y la decadencia, sentado con su morral al hombro, leyendo un libro en la banca de un parque donde se debatía en una crisis existencial derivada de la penuria económica.

Ahí estaban ante el público, Diego y sus pensamientos que son personificados por otro actor, cual Pepe grillo, quien hablaba al oído del personaje en un tono donde el humor prevalecía a lo largo de esta puesta en escena, donde participaron como actores, alumnos de la licenciatura en Teatro de la UABC. Cabe mencionar que el autor Pilo Galindo, destaca como un prolífico escritor de Ciudad Juárez – la tierra de Rascón Banda- y ha sido el único que se ha atrevido a llevar al teatro el tema de la indiferencia social y gubernamental ante los feminicidios, a partir de su texto: Lomas de Poleo, con el cual ganó un premio estatal. Por cierto que su obra El teatro mata, no alienta la vocación teatral al exponer un panorama poco propicio donde presenta una situación extrema del actor literalmente como “muerto de hambre”.

El también dramaturgo, actor y Director de la Escuela de Artes, Daniel Serrano, clausuró el Festival que el mismo fundó hace 16 años, y que hoy en día, reviste gran importancia en la formación de los alumnos de la licenciatura de Teatro de la UABC, ya que muchos de ellos, no son solo espectadores o actores de las distintas propuestas escénicas, sino que además tienen la oportunidad de participar en la misma organización del Festival.

Nuestro protagonista de la noche, Diego, murió atormentado por sus pensamientos mientras el sol, la luna y la tierra se alineaban en un mismo eje dando su propio espectáculo, momentáneo y tan efímero, como el mismo teatro.

*La autora es promotora cultural.