De deportes a entretenimiento

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Es difícil hablar del partido entre el conjunto de Tijuana y Monterrey del pasado viernes sin hacer alusión al “espectáculo” que fue todo lo relacionado a la inexplicable pero atractiva unión entre la institución canina y la famosa franquicia de Star Wars, en donde el cuadro de la frontera le hizo los honores a una de las sagas más taquilleras de todos los tiempos con una serie de eventos y anuncios alrededor del estadio, así como con el lanzamiento de una jersey conmemorativo de Xolos, entre otras cosas. Después de todo es un suceso histórico tanto para el fútbol de este país como para el deporte en sí y debe ser visto como tal, sobre todo tomando en cuenta que se vivió desde el estadio Caliente y con un equipo que sigue sin ser considerado uno de los “grandes”. Así que, con el riesgo de que esta nota se lea más como una perteneciente a la sección de entretenimiento y no tanto a la de deportes, es justo explorar un poco más esto y quizá poder llegar a apreciar más su importancia. O bueno, se podría hablar del encuentro en sí y del accionar del combinado tijuanense ante unos Rayados aparentemente imponentes, pero para los que vieron el partido entenderán perfectamente por qué uno prefiere hablar de Star Wars; ni la Fuerza fue capaz de ayudar a los Xolos en esta ocasión.

Pero bueno, la pregunta aquí vendría siendo ¿qué tal estuvo la implementación de la temática de la Guerra de las Galaxias dentro de un partido oficial del Apertura 2019? Y si se le pidiera a uno resumirlo en una palabra, esta sería “surreal”. Quizá la respuesta resulta ser un poco ambigua, pero verdaderamente fue algo irreal el ver a ambos conjuntos pisar el terreno de juego mientras uno de los temas más icónicos de todos los tiempos sonaba a través de las bocinas del estadio en lugar de la tradicional melodía de la Liga MX. O cómo un conjunto de primera división se podía dar el lujo de jugar con vestimenta creada específicamente para esa noche, con temática de una película y sin los tradicionales parches o logos de patrocinadores que suelen ser parte de todos los uniformes. Y quizá al show de medio tiempo le faltó un poco más de esa “magia” que uno podría esperar de la unión con una franquicia de Disney, ya que solo constó de un grupo de personas disfrazadas que posaron con el Xolo Mayor para una gran foto, pero es difícil quejarse de más cuando en sí todo lo demás fue técnicamente parte de un mismo gran show; esto no era sobre un evento para el medio tiempo, sino una presentación de inicio a fin.

En fin, se puede decir que desde un punto de vista comercial y emocional la idea fue exitosa, aunque de haber ganado los Xolos se estaría hablando de una noche redonda en Tijuana. ¿Y cómo quedó el partido? Ganaron los de Nuevo León por un marcador humillante de 4-0 y dejaron al cuadro canino con reducidas posibilidades de clasificar a la liguilla. ¿Pero a poco no se veían bien con su uniforme de Stormtrooper?