De cuando los relatos se retuercen

Por El Recomendador

¡Se te pasó la mano, hermanito! Esta crítica la hacemos a todo lo estrambótico. Hoy nos referiremos a un trío de ejemplares ya no tan raros hoy. Esta época de encierro ha mostrado hasta el cansancio la escasez en el ingenio de autores, directores y actores que no pueden darnos relatos inteligentes. ¡No, no los encontramos!

En cambio, hoy se nos acumulan relatos retocados y transformados de tal manera que resultan verdaderos bodrios. Voy a mencionar aquí un trío de casos en los que el absurdo y la exageración nos convierten las historietas de aventuras y espantos, en relatos incoherentes y ridículos en su comicidad involuntaria.

1. Kong, La Isla Calavera. Se trata de un collage abominable: El collage es una técnica artística que consiste en pegar distintas imágenes sobre un lienzo o papel y que por extensión se llama así “…a cualquier otra manifestación artística, como la música, el cine, la literatura o el videoclip. Viene del francés coller, que significa pegar” (Wikipedia).

El relato está concebido como una revoltura hecha como un rompecabezas retorcido, cuyas piezas revueltas y absurdas no alcanzan a embonar una con otra. Excesos de sensacionalismo la vuelven absurda, artificial y hasta ridícula.

Este Recomendador acabó riendo a carcajadas. Lo que fue anunciado como una gigantesca sorpresa que aguardaba a un equipo de científicos y militares norteamericanos, acabó en un relato que resulta absurdo porque en él campean en vez de la intriga, el miedo y el suspenso un cúmulo tal de decisiones tontas que el espectador acaba la película riendo a carcajadas.

El collage resulta absurdo por unificar a King Kong, con Godzilla y con otros filmes ya muy manoseados como los que incluyen dinosaurios y el espionaje, de la Guerra Fría, y del militarismo imperialista que quiere vengarse de todos los animalitos monstruosos que se atragantan con los valientes soldados, yanquis.

Lo mismo hay que decir de las luchas en superlibre entre animales gigantescos. King Kong sale de jefe político y de diosecito de una tribu de mudos.

La película de acción, de monstruos, fantasías y aventuras está dirigida por Jordan Vogt-Roberts quien acaba en que los autores del guion acaban cargándolo con un champurrado de lugares comunes. El final llega a la conclusión de que los monstruos llegaron ya para quitarle el dominio de la Tierra a los humanos y devolvérselo a animalitos que sepan merecerlo.

2. Locke & Key. Historieta que relata el caso de una familia que descubre un portal hacia otra dimensión, repleto de demonios que pueden hipnotizar y poseer a cualquiera que los vea o los toque. Alrevesado relato que incluye hechizos y magia. La Keyhouse hace que sus ocupantes se olviden de las llaves y de la magia de la casa cuando cumplen los 18 años.

Los conjuros llegan y se retiran sin coherencia alguna. Lo más simpático resulta ser el encanto del pequeño de la casa más inteligente que el resto de la familia, aunque también más hechizado.

3. Mentiras Peligrosas. Esta película nos ofrece también incoherencias que si no fueran tan tontas acabarían en un mejor relato.

La dirección es de Michael Scott y los actores principales Camila Mendes, Jessie Usher y Jamie Chung.

El Chicago Sun Times dice que se trata de “una obra clásica de advertencias sobre dos personas aparentemente buenas e inteligentes que toman varias decisiones imbéciles cuando la avaricia y la oportunidad llegan”.