Curvas, Rectas y Palabras: Los Padres en el 2014…

Iniciando el orden al bat…

Con múltiples movimientos realizados por el Gerente General Josh Byrnes, la pregunta en la mente de todos es si los Padres de San Diego tendrán lo suficiente para competir en el Oeste de la Liga Nacional, con Dodgers, Diamondbacks, Gigantes y Rockies.

Para los Frailes sabemos que todo inicia y termina con picheo, con lo que en rotación tienen suficientes brazos de calidad para agrupar 5 lanzadores sólidos. Un 100% sano Josh Johnson se une a una temporada completa con Ian Kennedy, Andrew Cashner, Tyson Ross y Eric Stults, sin embargo la profundidad más allá de ellos va de Corey Luebke, Casey Kelly, Robbie Erlin y Joe Weiland.

El cuerpo de relevo sigue contando con sospechosos comunes como Huston Street, Dale Thayer y Tim Stauffer, además de sustituir a Luke Gregerson por Joaquín Benoit, lo que equivale a un grupo sólido en el bullpen.

La parte restante por fortalecer en el club es la ofensiva, lo cual lo veremos después de una pausa…

 

Una pequeña trivia…

Aparte de Tony Gwynn, menciona al único jugador de los Padres en batear arriba de .300 en su carrera con el club.

 

Calentando en el Bullpen…

Continuando con la ofensiva de los Padres, la pieza de renombre adquirida es Seth Smith, quien cuenta con poder en el bat, pero no lo suficiente para ser el de alto impacto que requiere el club, se une a Carlos Quentin, Cameron Maybin, Chris Denorfia y Will Venable en lo que forman un jardín con profundidad pero sin poder.

Eso es aún más notable debido a la ausencia de poder en el infield, en donde Chase Headley, Everth Cabrera, Jedd Gyorko y Yonder Alonso, brindan un cuadro estable, pero de nuevo, sin poderío ofensivo que inspire miedo a la oposición.

Detrás de la receptoría la fórmula es la misma, con estabilidad gracias a Yasmani Grandal y Nick Hundley, careciendo de impacto explosivo con el bat.

 

En el círculo de espera…

Por lo tanto todo para los Padres figura a lo que hemos estado acostumbrados, un club de mucho picheo el cual le permitirá al equipo estar en la pelea de muchos juegos. La ofensiva hará pocas carreras, lo cual significa que mucho restará en lo que pueda hacer el bullpen para mantener las ventajas obtenidas.

Aún quedan varias semanas para el inicio de los entrenamientos primaverales, pero si tuviera que juzgar ahorita, elijo a los Padres que jueguen pelota arriba de .500, llevándose 83 triunfos y 79 derrotas.

 

Y la respuesta es…

Mark Loretta, quien bateó .314 en 1823 turnos con el club.

Les recuerdo que cualquier colección de palabras que de mí pueda salir, no es tan importante como lo que usted tenga que decir. Todo tipo de comentarios son recibidos en peteragpt@gmail.com y me puede seguir en línea en twitter.com/pedroagpt.