Cumple el Azteca 45 años

MÉXICO – Desde que el reloj del tiempo congregó por primera vez a 100 mil espectadores en el Estadio Azteca, hace 45 años, el histórico escenario ha vivido un sinfín de pasajes imborrables en la memoria del Coloso de Santa Úrsula.

 
Capaz de organizar dos finales de Copa del Mundo, en 1970 y 1986, con las máximas luminarias del futbol de todos los tiempos, como el brasileño Edson Arantes do Nascimento Pelé y el argentino Diego Armando Maradona, el portentoso inmueble ha servido también para disfrutar espectaculares goles, apreciar toda clase de eventos, como el que vio coronarse a México en la Copa Confederaciones (1999) sobre Brasil, hasta impactantes peleas de boxeo, juegos de la NFL, encuentros religiosos, como el que se vivió con el Papa Juan Pablo II y múltiples conciertos de la talla de un Michael Jackson, a los más recientes que ejecutó U2.
 
La historia del Estadio Azteca y su alianza con el balón de futbol comenzó el 29 de mayo de 1966. Ese día, el presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, izó la bandera mientras jugadores de América, Necaxa y Atlante atestiguaban el hecho, previo al encuentro América vs. Torino, que terminó con empate 2-2 y cuyo gol inaugural lo marcó el brasileño Arlindo a favor de los entonces cremas millonetas.
 
El presidente de FIFA, Stanley Rous, fue una de las personalidades, además del jefe del Departamento del DF, Ernesto P. Uruchurtu y los recordados Emilio Azcárraga Milmo y Guillermo Cañedo (qepd).
 
De entonces a la fecha, el Azteca ha sido lugar de toda clase de sucesos, como las referidas Copas Mundiales de 1970 y 1986. En la primera, Pelé redondeó su trayectoria. O Rei perfeccionó el jogo bonito de los brasileños, capaces de vencer en la gran final a la orgullosa Italia con un espectacular 4-1. Dicho campeonato vivió igualmente el “partido del siglo” entre Italia y Alemania (4-3), en semis.
 
El inmueble atestiguó, años después (1984), la llamada “final del siglo” entre los clubes más populares del país: América y Guadalajara, que ganó el club capitalino 3-1. El triunfo significó una revancha a la semifinal de un año antes (1983), en la que las Chivas habían eliminado a las Águilas —con batalla campal incluida— en el mismo mítico escenario.
 
En 1986 México organizó su segunda Copa del Mundo y volvió a ser el Azteca el principal protagonista. Ahí Manuel Negrete consiguió un espectacular golazo de tijera, en el partido de octavos de final contra Bulgaria. También ahí Diego Armando Maradona consiguió el “gol del siglo” frente a Inglaterra, al eludir a un sinnúmero de ingleses desde medio campo hasta impulsar el balón a las redes de Peter Shilton. Minutos antes, a manera de contraste, el propio Diego elaboró “la mano de Dios”, al despojar al meta británico del balón, sin que el árbitro Alí Bennaceur, de Túnez, se percatara de la trampa del argentino.
 
El genio de Maradona polarizó la competencia y redondeó su éxito en la final contra Alemania (3-2), recordada aún en el Azteca.
 
Convertido en sinónimo de popularidad para quien logre llenarlo, el Azteca registró una impresionante asistencia de 132 mil 274 fanáticos en la pelea entre el poderoso Julio César Chávez y Greg Haugen, efectuada en 1993.
 
Un año después se disputó el American Bowl entre Vaqueros y Petroleros, con récord de asistentes; además de que el 2 de octubre de 2005 Arizona y San Francisco jugaron el primer partido de temporada regular fuera de la Unión Americana.
 
Debido al fallecimiento de Guillermo Cañedo, en 1997 cambió de nombre en honor al personaje. La distinción fue breve y el coloso recuperó el nombre de Azteca.
 
El inmueble vio coronarse a México en 1999 en la llamada Copa Confederaciones ante Brasil. Y en 2001 se registraron hechos contrastantes: el primer descalabro del Tri, denominado “Aztecazo”, en eliminatoria Mundialista, contra Costa Rica; así como la primera final en Copa Libertadores, que enfrentó a Cruz Azul y Boca Juniors de Argentina.
 
Convertido en una de las catedrales del futbol en el orbe, el Azteca aguarda, incansable, acumular más momentos para atesorar en el álbum del deporte en México.