¿Cuánto cuesta educarse?

“Cuesta mucho educar a un hombre, pero cuesta más no hacerlo”: José Martí

La educación en México no es gratuita, la paga el Estado con las contribuciones de los ciudadanos que desde la formalidad pagamos impuestos. Por esto es necesario que al hablar de educación entendamos el tamaño y el costo de nuestro Sistema Educativo. He dividido esta columna en dos entregas para poder analizar si la inversión equivale al resultado en la formación de nuestros estudiantes, revisando algunos parámetros numéricos.

 

 Abordaremos primero la educación en el nivel inicial ya que es en la educación básica donde se concentra el grueso de los estudiantes con 73% de niños inscritos ya sea en preescolar, primaria, secundaria o bachillerato en Baja California. Son 692,756 alumnos con 33,012 docentes quienes están activos en los tres primeros niveles. Mientras, en la educación media superior se encuentra un total de 135,482 bajo la tutela de 10,023 docentes.

 Uno de los datos que es indispensable considerar, es la cantidad de alumnos inscritos en escuelas particulares. Esta apreciación nos permite visualizar la cantidad de padres de familia que dedican – además de sus impuestos –  una cantidad adicional a la educación de sus hijos. Así encontramos que en Baja California, durante el ciclo escolar 2013-2014, la SEP reportó que del total de alumnos en el Estado, el 87% se encuentra en el sistema público y el 13% en el sistema privado.

 Ahora bien, un número clave para análisis es que en 2014 se presupuestaron $21,785.48 mdp para la Secretaría de Educación y Bienestar Social; lo que representó que el 55% del presupuesto del Estado de Baja California se oriente a la educación.

 El rubro recibe también aportaciones Federales: en el mismo año se destinaron $260,672.14 mdp en educación pública a nivel federal, de los cuales $53,497.20 mdp fueron para 23,444,760 alumnos en educación básica, lo que representa que se le invirtió una cantidad de $2,281.84 pesos a cada alumno al año.

 En contraste, en educación media superior se implicó un gasto de $78,401.33 mdp para 3,753,507 alumnos, lo que nos da un gasto per cápita de $20,887.49 pesos, una cifra por demás impresionante si se toma en cuenta que en nuestro país solo se inscribe el 56% de los jóvenes a la preparatoria, según la OCDE.

 Y es hasta aquí que las consideraciones aritméticas nos conducen a un análisis más profundo para la segunda entrega de este tema: ¿La inversión en preparatoria está dando resultados? ¿Qué seguimiento o programas se dirigen a los jóvenes que no se inscriben a la prepa? ¿Hay oportunidades laborales que se puedan conjuntar con un programa educativo, y los jóvenes puedan trabajar y seguir estudiando?

 Aún mejor: Si queremos incrementar la calidad de educación, ¿Cuánto nos costaría? ¿En cuántos años lo lograremos? ¿Cuánto invierten otros países por alumno? ¿Por qué entonces se han reducido los presupuestos a la Cultura?

 

(Continuará)