Cuando solo la etiqueta importa

Por Juan José Alonso Llera

Primero debo confesar sobre el artículo que nunca fue, esta semana trababa sobre: “El llanero solitario”, no conozco a Jorge Astiazarán Orcí, pero me da la impresión de que es un buen hombre, por lo menos parece bien intencionado, pero es un hecho que no basta ser buena persona para gobernar Tijuana, se necesita un equipo sólido, capaz e inteligente, lamentablemente JAO está muy solo. Lo resumo en cuatro partes: Nadie le hace la operación política, el manejo de medios parece que lo urden sus enemigos, muchísimas pifias en el gabinete y los sindicatos sobre los ciudadanos. Aquí termina la historia, la gente que lo conoce dice que no se deja ayudar, ¿Será por qué no confía o porque tiene de verdad quien lo ayude?, en fin esto no da para más, presidente desolado y sin buen equipo.

Ya dije lo que nunca fue, ahora vamos con lo que si les quiero contar. Hay un sinnúmero de estudios de mercado (incluidos los que hace de forma vivencial Dionisio del Valle) sobre las motivaciones que tiene la gente para consumir vino, y la resultante en promedio en el mundo, es que solo a un 10% de los consumidores les importa lo que hay dentro de la botella, el grueso del mercado compra X o Y vino, en función a la etiqueta, al canal, al precio, a la recomendación, a la moda y a un largo etcétera que suman el 90% restante, esta cifra en México puede caer hasta un 95/5.

Esta información es la antesala para platicarles de Rudy Kurniawan, nacido en Indonesia en 1976, fue catalogado el mayor coleccionista de vinos en el planea y poseedor de la mejor cava sobre la tierra, esta joyita de tipo fue detenido en marzo de 2012 por vender vinos falsos, su modus operandi era ser un distinguido negociante en vinos, ganándose un lugar entre los coleccionistas y las grandes casas de subastas como Christies o Sothebys, después  comprar buenos vinos en California, financiándose con bancos especializados, cambiarles las etiquetas y venderlos como grandes vinos de Burdeos, hasta que lo pescaron, le cayó el FBI con cajas de etiquetas falsas como si fueran estampitas del álbum Panini.

Esto combinado con que en semanas pasadas la policía China destruyó 3,000 botellas de vino falso (¿Qué raro?,¿En China?) con “valor de mercado” de unos 6.5 MDD. En fin este mes están subastando su Lamborghini, Mercedes, Land Rover y demás accesorios de Mirrey, para pagar unos 30 MDD a sus víctimas, supuestos conocedores, más otros 20MDD en multas. Rudy llegó a tener 20MDD en vino falso en inventario, uno de los afectados pagó 230 mil dólares por una magnum que le costó a Kurniawan unos 300 dólares (eso si es margen).

Este joven defraudador (39) pasará 10 años a la sombra y saliendo hará cuentas, para ver de qué le queda, de su “creativo” negocio. Y los expertos de las subastas, ¿Dónde estaban?.

Mis recomendaciones: Cuidado con las bellas envolturas, generalmente esconden la mugre que hay dentro; no hay transa que no sea simpático; no seas snob, corres el riesgo que te vean más la cara; consume vinos de 20 dólares (no pagues más, haz la tarea, precio/calidad). ¡Ah! y Sr. Alcalde déjese ayudar, UBER se queda (con reglas pero que se quede, así de claro).

*Profesor de posgrado de CETYS universidad e IPADE Business School, jjalonso@hotmail.com