Crónica de una derrota anunciada

Por Dante Lazcano

Pasará mucho tiempo para que podamos volver a ver como toda una nación de futbol americano se una en apoyo a un equipo para que éste fuera capaz de superar a una bola de bandidos como la que han integrado los últimos 18 años los New England Patriots.

Y si bien todo mundo recordará cómo los Philadelphia Eagles le aplicaron las mismas jugaditas sorpresas a los Pats para ganar la edición LII del Super Bowl, muchos olvidaron que el juego de campeonato no fue más que la crónica de una derrota anunciada que nadie vio venir.

En términos de ejecución recordemos que los Pats tuvieron uno de sus peores arranques, vimos cómo su defensiva era arrastrada por equipos como Kansas City Chiefs, New Orleans Saints, Houston Texans y Carolina Panthers.

Al final del primer cuarto de la temporada apenas iban con 2-2 siendo que lo verdaderamente cierto fue que debieron terminar 0-4, pero gracias a que tienen aún a Tom Brady la libraron con un 2-2.

Recordemos que en la jornada inaugural Kansas City les metió 537 yardas y de paso le abolló la corona en casa 42-27, después Drew Brees de Saints generó 406 yardas  aunque los Pats se pusieron 1-1 ganando 36-20, luego Texans encendieron las luces de alarma pues generaron 426 yardas de ataque aunque perdieron 36-30 y en la cuarta semana, los Panteras ganaron 33-30 con 456 yardas de ataque.

Encima que su defensiva era superada en todos aspectos, la línea ofensiva permitió una captura más en ese lapso que en los doce partidos del 2017 que jugó Brady.

Conociendo al capo de las trampas en la NFL, Bill Belichick era obvio que corregiría al grado que afirmé que les pasaría lo mismo que en el 2001, su defensiva se metió como la 26 al Super Bowl y fue capaz de contener al ataque numero 1 encabezado entonces por Kurt Warner, este año lo hicieron con la unidad 29.

Pero para el Super Bowl con lo que nadie contaba fue que los Eagles fueron capaces de tener el balón a como diera lugar el mayor tiempo posible, igual que lo hicieron los NY Giants, aunque acá “tronaron” a Brandin Cooks y aprovecharon el castigo a Malcom Butler y de llamar jugadas sorpresas, como con la que anotó Nick Foles.

En total fueron 34:04 de posesión, en 10 series ofensivas sólo una vez despejaron de cuarta oportunidad, generaron 538 yardas y su defensiva generó una captura de pasador, sólo que fue clave pues  se dio un balón suelto, y de remate metieron más de 40 puntos, como los Chiefs en la semana uno.

Igual que Pats en el Super Bowl XXXVI,  Eagles guardaron sus mejores jugadas para iniciar y penúltimo drive, en esas dos series tan sólo consumieron catorce minutos, les recuerdo que los cuartos duran quince minutos, echando mano de 28 de 67 jugadas ejecutadas.

Por el bien del futbol ya era justo y necesario ver a los Pats tendidos en el terreno de juego.

Mis dos centavos

Tres eternos suplentes pasadores ganaron el Super Bowl: Doug Pederson, Frank Reich y Nick Foles.