Crónica del retrato de Francisco Blake

Por José Israel Ibarra González

Tijuana.- Si el ex secretario de gobernación Francisco Blake Mora hubiera podido ver a través de su retrato, colocado el domingo en la nueva catedral de Guadalupe en la Zona Río para recordar el primer aniversario de su muerte, hubiera observado a una familia y a unos amigos para los que su ausencia es irreparable.

 

A primera vista, notaría a su compadre José Guadalupe Osuna Millán, gobernador de Baja California, y quien le llevó a bautizar a su hija Gloria, junto a su comadre, Carmina Capuchino de Osuna, la primera dama.

Vería a su amigo el sacerdote Juan Carlos Ackerman Ayón entrar a la iglesia para oficiar la misa acompañado de su viuda, Gloria Cossio y sus hijos Francisco y Gloria, a quienes bautizó; y contemplaría a su mamá, la señora Emma Mora de Blake y sus hermanos.

Observaría a sus amigos políticos, entre ellos, al secretario de Turismo de Baja California, Juan Tintos Funcke; al delegado de la Profeco, Martín Domínguez Rocha; y al subsecretario de Desarrollo Social en el Estado, Mario Osuna Jiménez.

También a aquellos que tras su ausencia andan en búsqueda de la candidatura a gobernador, un puesto que, recordó este domingo el presidente del PAN estatal, Sócrates Bastida Hernández, durante su discurso después de misa, le correspondía a Blake Mora por ser el tijuanense que más alto había llegado dentro de la estructura del gobierno federal.

Hubiera visto al secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, su amigo Oscar Vega Marín, dándole el abrazo de pésame a su viuda; y más allá, en las últimas filas, al ex titular de la Cofetel, Héctor Osuna Jaime.

A su derecha, su incondicional amigo José Alfredo García Medina, ex director de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, quien falleció junto a él en el accidente del 11 de noviembre del 2011, lo saludaría desde otro retrato blanco y negro, situado dentro de la iglesia.

Al término de la misa, observaría la ciudad por la que tanto luchó mientras su retrato llegaba en un vehículo hasta el Comité Directivo Municipal del PAN, en donde finalmente se develó una placa con su nombre en la Sala de Juntas y se colocó su imagen.

“Desde aquí los va estar viendo”, dijo su mamá, Emma Mora de Blake, a Osuna Millán, y al dirigente local del PAN, Enrique Méndez Juárez, mientras se tomaban una foto de recuerdo.

 

Blake hubiera peleado por la quinta gubernatura

Durante la ceremonia, el dirigente estatal del PAN, Sócrates Bastida Hernández, aprovechó para exhortar a los panistas a ganar la quinta gubernatura.

“Blake hubiera hecho el mejor de sus esfuerzos porque lo lográramos, pero ahora nos deja esa tarea a todos, de que lo logremos y que ese legado de Blake nos siga inspirando para conseguir el objetivo”, dijo.

El gobernador Osuna Millán recordó que Blake lo ayudó a implementar el mando único a cargo del Comandante de la Segunda Región Militar, así como la Academia Estatal de Policía, pasos fundamentales para reducir la inseguridad en Baja California.

Juan Marcos Gutiérrez, subsecretario de Gobernación de México, reveló que Blake siempre pidió que Heriberto Lazcano Lazcano alías “El Lazca”, líder del Cártel de Los Zetas, fuera atrapado vivo, porque decía que los delincuentes debían pagar ante la justicia.

Pidió que se le recuerde como parte fundamental en la disminución de los índices delictivos que para el 2013 irán a la baja.

“El próximo año habrá una tendencia a la reducción, después de la administración saliente, será justo reconocer la posición de Blake”, dijo.

Su hermano Eduardo lo reconoció como su líder: “Que este aniversario nos sirva para unirnos más a su familia y a sus amigos”.

Finalmente el gobernador entregó a la viuda y a la mama de Blake un libro escrito por Raúl Ruiz titulado “Francisco Blake Mora, un adiós inesperado”. Después cantaron el himno del PAN y varios “vivas”, por él, por el PAN y por México.

Los asistentes a la ceremonia protocolaria en el segundo piso del Comité Directivo Municipal del PAN, encontraron la Edición Especial 100 de Acento, órgano de comunicación interna de la Secretaría de Gobernación, dedicada a “José Francisco Blake Mora, un hombre al servicio de México”.

En el acto los organizadores dieron pulseras conmemorativas del ex secretario de gobernación, y de sus colaboradores Alfredo García y Diana Hayton, también bajacalifornianos que perdieron la vida en el accidente.