Crecen posibilidades que se vayan cargadores

Por Dante Lazcano

Hace dos semanas, justo antes que iniciara el último campamento de los aún San Diego Chargers me preguntaban acerca de las posibilidades para que el equipo no se mude, en ese momento mi respuesta fue que estaban al 50%.

 

Pero ahora que se da a conocer que el Rose Bowl en Pasadena está listo y dispuesto para albergar a un equipo en el 2016, no es que quiera sonar fatalista, pero cada día que pasa la posibilidad que los del rayo se muden al norte empieza a crecer.

El 11 de agosto en Chicago habrá una reunión extraordinaria en la que los dueños de los equipos tomarán decisiones importantes en relación a Los Ángeles, California y mientras ciudades como San Diego, Oakland y San Luis, en apariencia, hacen esfuerzos desesperados por mantener a sus franquicias.

Desconozco qué tan grande sea la posibilidad que los del rayo dejen San Diego, pero si partimos del hecho que a reporteros de cadena nacional que cubren al equipo en el día a día ya les comunicaron de sus oficinas centrales que busquen casa en la urbe angelina, a partir de ahí nos podemos dar idea de lo real que los Chargers se vayan.

 

Sigue de amor la flama

No se si ya se habían dado cuenta pero considero que mantener sin un proyecto a mediano plazo en la posición de mariscal de campo con los aun Cargadores de San Diego me parece un riesgo innecesario, esto tomando en cuenta que bajo la dupla Telesco-McCoy ya suman dos temporadas de números ganadores.

Pero a partir del hecho que Philip Rivers, el aun pasador del equipo, está en un declive de productividad, es que la directiva, bajo mi muy particular punto de vista, debió haber tomado a un mariscal de campo en el pasado reclutamiento de jugadores colegiales.

Reconozco que el muchacho la ha pasado complicada a partir de la innumerable cantidad de lesiones que la línea ofensiva ha sufrido, pero si nos dedicáramos a elaborar un listado de 10 partidos que se perdieron por errores increíbles les apuesto que en siete aparece el nombre del pasador.

Haciendo una breve revisión a lo que fue la temporada pasada, eso sin mencionar que en la historia de la NFL sólo tres pasadores de 33 años o más han ganado el SUper Bowl, el jugador tuvo cinco juegos en los que su porcentaje de efectividad fue menor al 60%, tres de esas actuaciones fueron dentro de los últimos cinco juegos de la temporada.

La llegada de Melvin Gordon, el regreso de Danny Woodhead sin duda que le aliviarán de presión pues ya habrá quien corra pues hasta le hicieron mejoras a la línea ofensiva, pero si el jugador no tiene un año importante difícilmente le recompensarán con una millonaria extensión de contrato.

 

Frase de la semana

“El liderazgo descansa no sólo en tener un gran talento, sino también en compromiso, lealtad, orgullo y la capacidad de motivar a tus seguidores a seguirte”: Vince  Lombardi

 

dlazcano@infobaja.info

twitter@dantelazcano