COVID-19 en BC

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Aún no se terminaba hacer el recuento del impacto en las empresas del movimiento de “Un Día sin Nosotras” cuando ya se estaba hablando de cómo prepararse para la inminente llegada del COVID-19 a nuestro país, nuestra región y particularmente a nuestra ciudad. Es triste, pero es una cruda realidad que el Coronavirus no dio oportunidad de realmente reflexionar del paro por parte de algunas mujeres el 9 de marzo. Y es que conforme el virus iba expandiéndose fuera de China y avanzando a través de Europa, la pregunta dejaba de ser si nos llegaría a nosotros para convertirse en un ¿Cuándo llegará a nosotros?

Tal vez en México estábamos concentrados en el no menos importante problema de la violencia en contra de las mujeres, pero el primer caso se reportó a la OMS desde el 8 de diciembre de 2019 y este había sucedido en la ciudad de Wuhan. De esa fecha hasta el 12 de marzo de 2020 ya se habían contabilizado más de 80 mil contagios y más de tres mil personas habían ya fallecido por la nueva cepa de este virus. Los primeros contagios fuera de China fueron con sus vecinos inmediatos como Corea del Sur, Irán, Japón, hasta llegar a Europa a países como Italia y España. De ahí eventualmente llegaría a Estados Unidos y casi inmediatamente después a México.

Actualmente se contabilizan alrededor de 170 mil casos en todo el mundo, de los cuales casi la mitad se han detectado en China. En Estados Unidos se cuentan aproximadamente mil 700 casos. México tiene registradas a 82 personas con coronavirus. La mayor parte en la Ciudad de México con 21. En nuestro Estado el 17 de marzo se hablaba en los medios de un par de casos confirmados en la ciudad de Mexicali. Las personas son dos mujeres, una de 54 años de edad y la otra de 58, ambas recién llegadas de la entidad estadounidense de Washington. Ante tal situación, el Secretario de Salud en Baja California, Alfonso Pérez, dijo cancelar toda actividad educativa en la entidad a partir del 18 de marzo, lo cual adelantaba la fecha prevista hasta la siguiente semana. Lo anterior aunado a disminuir toda actividad recreativa que involucre más de 10 personas. Finalmente llegó el tan mentado COVID-19 a nuestra región. Tal vez sea una cuestión de días, pero eventualmente llegará a nuestra ciudad de Tijuana.

Uno de los sectores también sufrirá un impacto considerable es el de la manufactura, en el que ya varias empresas están tomando medidas firmes como el de distribuir los horarios de comida de forma que el número de personas concentradas sea el menos posible y con una separación adecuada. Para quien sea posible, comerá en su lugar de trabajo u oficina. Las juntas en persona ahora se llevarán a cabo vía telefónica o por video conferencia aun encontrándose en el mismo edificio. El llamado teletrabajo o Home office ya no es una forma de reconocer al colaborador, ahora es una necesidad que este trabaje desde casa todo el tiempo posible.

Vienen las semanas más complicadas en las que los casos se multiplicarán, el confinamiento dejará de ser opcional para ser obligatorio. Se dice que en los mejores y en los peores momentos es cuando se conoce la verdadera esencia de las personas y, por ende, de las ciudades. Ojalá, estas semanas muestren lo mejor de nosotros, que sepamos actuar como una comunidad para beneficio de todos y que la experiencia vivida en Italia y España nos sirva de aprendizaje y, no nos convirtamos en otra replica de estos países europeos.

Compartir
Artículo anteriorLa vida en cuarentena
Artículo siguienteDe milagro a tragedia