Cordero niega ‘cacería de brujas’ con Hank

MÉXICO – El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, rechazó que la detención del ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rhon, tenga tintes políticos o sea producto de una ‘cacería de brujas'.

 
En entrevista al finalizar el evento de relanzamiento de la campaña de su abanderado al estado de México, Luis Felipe Bravo Mena, Cordero Arroyo dijo que este gobierno no le va a dar impunidad a nadie y la corrupción es algo que le ha hecho mucho daño a nuestro país.
 
-¿La detención de Hank Rhon es una persecución política?
 
-No, yo creo que… por favor, este país ha sufrido muchísimo la corrupción y cuando empezamos a limpiar la casa de inmediato apelan esas cosas, yo lo que creo es que es algo que este país ha agraviado muchísimo los actos de corrupción, y bueno, habrá que esperar, pero me parece que no hay que confundirse. Me parece que es lo que la ciudadanía está demandando, me parece que fue basado en la dirección correcta.
 
-¿No hay una cacería de brujas?
 
-Imagínate nada más… si quieren impunidad este gobierno no le va dar impunidad a nadie.
 
Rechazó que la detención del hijo del ex gobernador del estado de México ayude o beneficie a la campaña de su abandero panista al gobierno mexiquense y dijo que Luis Felipe Bravo está haciendo una buena campaña pues está hablando con la ciudadanía de los problemas que más agravian a la población, como es la inseguridad; y al final de cuentas, dijo, los mexiquenses tomarán su decisión como sucede en todas las democracias.
 
"En México tantos años de agravio, de corrupción, tantos años de impunidad, y ahora nos lo quieren meter como algo político, por favor, yo creo que ahí están los hechos, ahí están las cosas y ahí estará la justicia que finalmente decida lo que pasó con el señor Hank, pero yo diría que esto no tiene nada de político, es un tema que ha agraviado a la sociedad por muchas décadas y ya se están empezando a tomar pasos".
 
Tras la detención de Jorge Hank Rhon, realizada en Baja California, el presidente nacional del PRI, Humberto Moreira Valdés, advirtió que no permitirá una "cacería de brujas" ni actos de intimidación contra sus militantes. Y aseguró que los priístas no tienen "nada que temer".