Convenio Tijuana-Madrid II

Por Maru Lozano Carbonell

La semana pasada hablábamos del “VI Congreso Internacional de Psiquiatría de Precisión en Patología Dual” en Madrid, España y que, en el marco de dicho evento, se firmó un convenio de colaboración importantísimo y único entre la Fundación Libre de Adicciones de Tijuana y la Fundación da Patología Dual de Madrid.

El Dr. José Rubio nos platica ahora de los cambios en la morfología del cerebro en los chicos entre 12 y 18 años, etapa relevante porque ya después de la mayoría de edad, con ese cerebro van a vivir de adultos.

“En esta edad donde el cerebro sufre cambios, es vital no interrumpirlo con consumo de drogas porque se dispara una enfermedad mental y, aunque no se vuelva a consumir, se queda enfermo. Esto es delicadísimo porque, por ejemplo, para que se consuma marihuana se promueven tres palabras: Legalización, uso recreativo y uso medicinal, ¡la mejor justificación para que los jóvenes consuman! No es qué dices sino cómo lo dices y lo peor, ¡cómo lo están interpretando los muchachos!

Muchos de nuestros pacientes en la Clínica Libre de Adicciones ya no consumen, pero tienen un problema mental. El enfermo no puede solo, aquí entra la familia.

Con el convenio que pactamos en Madrid, queremos también que el gobierno sepa pensar y entender ya en esta patología dual (mental y adictiva), comenzar a no estigmatizar esta enfermedad; que se trabaje juntos psicólogos, médicos, psiquiatras, salud pública, universidades, dar conferencias y capacitación.

Otra de las cosas importantes que arrojará este convenio es que habrá cifras.  Impactante que en México no tenemos cifras de estos enfermos, lo que sí sabemos es que antes te enterabas que existían las adicciones y ahora, conoces a alguien que vive esto. En sus pacientes internados en rehabilitación, más del 50 por ciento padecen una enfermedad mental.

La gran mayoría de las enfermedades mentales tienen una condición genética. Imaginemos que en tu programación genética tienes bipolaridad, ahí está y ahí sigue, pero puedes pasarte toda tu vida sin que se manifieste; pero si hay vulnerabilidad o condiciones ambientales como traumas, impresiones fuertes, impactos, etc., pueden despertar la condición bipolar. Si en la etapa más vulnerable como es la adolescencia se consume marihuana, seguro se despierta el código genético de la enfermedad mental. Es terrible porque la adicción se puede dar con solo dos o tres consumos.

En España sí tienen cifras, en hospitales de salud mental, el 50 por ciento de pacientes tiene antecedentes de consumo. Y en los centros de rehabilitación, el 70 por ciento tiene antecedentes de enfermedad mental.

Ya que en México, en centros de rehabilitación se concentra la gran mayoría de los pacientes, a partir de este convenio firmado en Madrid, se va a generar una app que guíe el interrogatorio en la historia clínica de los pacientes para detectar enfermedad mental, tener los datos y llamar al psiquiatra para atenderle.

Queremos ayudar con capacitación a los centros de rehabilitación porque manejan todo con gran disposición, pero les rebasa ciertas condiciones. Este convenio implica una revolución y trabajo continuo en todos los ámbitos. Queremos formar una red de familias, de sociedades, ¡de todos! sobre todo de políticos donde se gestan las leyes y divulgación”.

Prevenir es cambiar, dirijámonos a las familias, a educadores, informémonos y acerquémonos a fundaciones como esta que está preparadísima: Fundación Libre de Adicciones, A.C.

Compartir
Artículo anteriorJugar con pronósticos
Artículo siguienteA los extremos