Contra todo, Baja California genera empleos

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Una vez más nuestro estado sobresale en la generación de empleos aun a pesar de lo hecho y deshecho por quienes nos gobiernan en esta región. Baja California al igual que Chihuahua fueron quienes lograron ir a contracorriente con todo y los efectos de la pandemia que no termina de aquejar.

Y es que, a diferencia de la Ciudad de México, Guanajuato y Jalisco, nuestra entidad fue capaz de incrementar desde febrero de 2020 a mayo 2021 por encima de 50,000 el número de trabajadores asegurados en el IMSS, guardando incluso una considerable brecha con Chihuahua quien en un segundo lugar logró un saldo positivo de cerca de 26,000 empleos formales de acuerdo a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En enero de 2020, el año empezaba con la gran amenaza de una pandemia que tendría efectos que la gran mayoría no imaginaba.

Ese mismo mes nuestro estado cerraba con una cifra de trabajadores registrados en el IMSS 906,319. Para los meses de abril y mayo del mismo año el virus del Covid-19 ya contaba sus primeras víctimas y los empleos formales ya habían disminuido en un 13% para colocarse en 894,317.

Un número importante de trabajadores empezaba a renunciar para resguardarse por temor a ser contagiados y el riesgo incluso fatal que se veía ya en varios casos. Con los hospitales abarrotados y cada vez más muertos por esta causa, preferían irse a la informalidad que seguir exponiéndose en los centros de trabajo. Más aún si dichos trabajadores contaban con alguna vulnerabilidad.

Sin embargo, a partir de junio la tendencia de los empleos formales fue incrementar de manera considerable. Las únicas excepciones fueron en los meses de diciembre y enero en los que históricamente se disminuye como efecto de todos los trabajadores que renuncian a sus empresas para poder pasar las fechas decembrinas en sus lugares de origen, empleos que regularmente en cada febrero se recuperan.

Una de las causas por las cuales en Baja California la recuperación ha sido mucho mayor que en otros estados se debe a que aun cuando varias empresas debieron cerrar operaciones por no poder sostener al personal vulnerable aislado en sus casas con goce de salario, hubo otras más que lograron respaldar el argumento de ser esenciales para el sector salud manteniendo sus operaciones al mismo nivel o incluso mayor, lo cual provocó que varios de los empleados finiquitados en otras empresas fueran “rescatados” por las empresas esenciales.

Estas empresas no fueron sólo capaces de mantener a su personal vulnerables empleados, sino de contratar a sus reemplazos.

En mi participación anterior comentaba cómo la industria de la manufactura había sido un factor clave para lograr un alto índice de población vacunada en esta entidad, así en esta ocasión vemos cómo también lo ha sido para la generación de empleos, aun y con las trabas, chantajes y visitas de inspección que más bien parecían una especie de reality show en el que se podía ver en vivo cómo iba cerrando de una a una los centros de trabajo.

Aun con todo eso, la maquila sigue siendo el gran empleador de la región al cual no le vendría mal mucho más apoyo por parte de los que hoy se cuelgan este logro.