Consumo responsable a la alza

Por Maritza Morales

Hoy más que nunca es preciso tener conciencia plena al momento de comprar productos y servicios, es nuestro deber como consumidores exigir que las empresas busquen desarrollar sus productos de manera sustentable, en apoyo al medio ambiente, con conciencia social y generando el menor daño posible a nuestro planeta.

Esto no quiere decir que ahora todos tenemos que convertirnos en veganos o vegetarianos para ser “eco friendly”, somos seres dotados de libre albedrío para tomar decisiones de cómo llevar un estilo de vida lo más inteligentemente posible, aportando un granito de arena en cuidar nuestro entorno, el ecosistema y construir una mejor sociedad, donde lo más importante es o debería ser el respeto por la vida.

Las buenas noticias para las marcas es que se confirmó en un estudio realizado por la compañía Nielsen, que en América Latina alrededor del 71% de las personas que compran están dispuestas a gastar más en productos que promueven y garantizan darle prioridad al cuidado del medio ambiente. Desde inicios de la pandemia en la plataforma Mercado Libre se duplicaron las ventas de productos sustentables.

En Estados Unidos el 48% de los consumidores estadounidenses dicen que definitivamente cambiarán sus hábitos de consumo para reducir su impacto en el medio ambiente. En este país las ventas de productos con atributos sostenibles representan el 22% del total de la tienda, con atributos orgánicos, sostenibles y limpios que impulsan la mayor parte del crecimiento de la categoría sostenible. Se estima que para el 2021 los bienes sostenibles representen un 25% del total de las ventas en tienda.

Para las corporaciones esto es una gran oportunidad en evaluar sus carteras de productos y comprender el impacto de la calidad de los ingredientes y el efecto que causan en la decisión de compra de sus productos.

Los consumidores alrededor del mundo somos más conscientes y tenemos el poder de  impulsar a las empresas a buscar la manera de rediseñar sus procesos, cuidar la forma de manufacturar sus productos, utilizar empaques o envases biodegradables/reciclables e involucrarse en actividades sociales utilizando su poder para realizar un bien a la comunidad.

Existen cada vez más marcas que son un paradigma el ámbito de sustentabilidad, una de ellas es la compañía Knorr, que muestra su compromiso con la agricultura sustentable; Beyond Meat  es una marca estadounidense que además de ser una empresa que produce “carnes” a base de plantas, su propuesta de valor gira alrededor de impulsar hábitos de consumo más saludables y proteger al medio ambiente reduciendo la emisión de gases invernadero por ganadería, así como incrementar el trabajo a agricultores de dicho país a largo plazo.

Sin duda, las marcas deberán de realizar apuestas en las inversiones actuales y futuras asegurándose de mantener y ganar nuevos consumidores, así como generar rentabilidad siendo conscientes de su entorno, la sociedad y el medio ambiente.

Como seres humanos nos mueve el beneficio inmediato de las cosas, usualmente no vemos más allá o nos rehusamos a ser pacientes para ver resultados.

Realizar pequeños cambios de consumo en nosotros mismos llevará a un bien más elevado, ¿que pasaría si comenzamos a llevar un envase desde casa en lugar de comprar agua embotellada cada que salimos, si compramos alimentos a los productores locales, si usamos menos el auto y caminamos más, si reutilizamos los envases de plástico o vidrio en lugar de desecharlos, si reducimos el consumo de carne animal y aumentamos el consumo de proteínas de origen vegetal?

No sólo nos llevará a estar más saludables, sino a vivir más felices.

Bien dicen que para cambiar al mundo primero debemos cambiarnos a nosotros mismos.