Construyendo con el corazón

Por Manuel Rodríguez Monárrez

manyrodriguez@live.com.mx

Twitter: @Tijuanagreen

La Universidad Iberoamericana Campus Tijuana sigue innovando en instruir a las nuevas generaciones en técnicas de Construcción Verde; con talleres prácticos, 25 jóvenes inscritos en el programa aprenden a diario del Arq. Armando Gallardo, egresado del Instituto Tecnológico de Tijuana, como hacer una cúpula completa de tierra desde la cimentación hasta los acabados, utilizando tierra limo, paja, arcilla entre otros materiales orgánicos que sirven para hacer ladrillos de adobe que se van colocando sobre una estructura de bambú y que van formando una construcción 100% ecológica, dado que la mezcla y todos los elementos utilizados son naturales y no se construye con nada de cemento. Ésta técnica constructiva verde busca ser patentada por parte del Arq. Gallardo, quién ya construye casas verdes en el poblado de El Hongo, Baja California, lamentablemente las grandes corporaciones cementeras que controlan el mercado de la construcción han impedido que la patente sea obtenida para este tipo de adobe ecológico.

En la primer semana los alumnos iniciaron con el trazo de excavación, la cimentación, el habilitado de costillas y el armado de estructura, ahora ya vamos en la segunda semana y estamos rellenando los muros con la técnica Kolbe, que consiste en ir emplastando la mezcla con la mano alrededor de la estructura, que por cierto muestran una resistencia única. Hacia el final se trabajará en el aplanado, el piso de barro, el cimbrado de tolva para puertas y ventanas y el canal para captación de agua.

Este sábado pasado mi esposa y yo tuvimos oportunidad de acudir como voluntarios en apoyo de la construcción verde que se está edificando a un costado del centro comunitario de la UIA-Tijuana y que va a servir como futura aula para que nuevos grupos de jóvenes sean instruidos ahí mismo y que adquieran de manera didáctica e interactiva dichos conocimientos, que benefician en mucho a la industria de la construcción.

*El autor es Internacionalista egresado de la UDLA-Puebla.

Compartir
Artículo anteriorBarco de papel en alta mar
Artículo siguienteEl Rodeo