Constructores, a la espera que se defina su ramo como actividad esencial

Hay confusión sobre si es esencial o no la actividad del sector constructor. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Playas de Rosarito.- Por un lado, el gobierno federal consideró a la construcción entre las actividades no esenciales, pero por otro la CMIC (Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción) mantiene un convenio a nivel nacional con Protección Civil para hacer frente a cualquier contingencia.

Por lo mismo, dijo Gabriel Valenzuela Moreno, presidente de CMIC, delegación Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito, esperan que las autoridades definan esto, ya que el decreto emitido por el gobierno federal no coincide con lo que sucede en la realidad, poniendo en juego el sustento de miles de familias.

Por otro lado, vio positivo que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana esté licitando obras de bacheo con asfalto y concreto, durante el mes de abril, ya que Tijuana tiene un gran rezago en ese rubro, ocasionado en gran parte por la misma CESPT.

“Generalmente, cuando hace una reparación, no ha tenido los medios para concluir con la estructura del pavimento y capa de rodamiento, por lo cual ha generado un gran rezago; entonces, ¿quién las va a hacer, si no hay constructoras que puedan operar?”, cuestionó.

En cuanto al gobierno municipal, el Ayuntamiento de Tijuana ejecuta algunas obras en las que, incluso, se ha pedido a las constructoras no detenerse; a su vez, el gobierno del estado ha sido enfático en señalar que deben dejar de trabajar, contraponiéndose en sus posicionamientos.

“Con estas actividades se generan fuentes de trabajo y oportunidades para los constructores, sin embargo, hasta el momento seguimos con la confusión de si somos o no esenciales”, declaró.

El Presidente de la CMIC en la delegación Tijuana, Tecate y Rosarito dijo que otra preocupación para el sector es que la Cámara Nacional del Cemento (Canacem), anunció hace unos días detendría sus actividades en todo el país, lo cual repercutirá en obras carreteras, en la edificación de hospitales, entre otras.

“Si no hay cemento, no hay construcción”, indicó. “Es ilógico que nos digan, llévate a tus trabajadores por un mes, págales sueldos, paga ISR, paga IVA, Impuesto Sobre Nómina; podríamos sostenerlo por dos semanas, pero ya tres semanas o más, es imposible”.

Las empresas locales se han podido oxigenar de la obra privada, ya que la obra pública ha ido a la baja, aunque están a la espera de que el Ayuntamiento anuncie recursos del Ramo 33 para llevar a cabo proyectos en la ciudad, dijo.