Consiguiendo el out 27

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

A lo largo de la historia, una característica que siempre ha resaltado para los Padres, es la capacidad de tener un bullpen de calidad, con énfasis en el rol del cerrador del equipo, el cual ha sido un brazo que no ha tenido problemas para dominar la novena entrada.

Apuntar a Trevor Hoffman es demasiado fácil, puesto que su carrera legendaria lo tiene como uno de dos lanzadores en la historia del béisbol con al menos 600 salvamentos, con 552 de ellos viniendo como miembro de los Padres. Pero la posición va más allá de él, ya que hay otros que han brillado en el rol, ya sea por una corta campaña o bien por un lapso amplio.

Viajando a 1977, Rollie Fingers inició una época de cuatro temporadas sólidas, en las cuales encabezó a la Liga Nacional en salvamentos en un par de ocasiones, mientras que si llegamos a los 80s, fue Goose Gossage quien brilló para el club llegando a un par de apariciones en el Juego de Estrellas, registrando 2.99 de efectividad en 197 juegos a lo largo de cuatro años.

En 1989, Mark Davis se convirtió en el tercer lanzador en la historia de los Padres en ganar el Cy Young, con una temporada de 44 salvamentos y 1.85 de carreras limpias. Su salida abrió la puerta para que Craig Lefferts fuera un cerrador efectivo en su segunda etapa con el equipo y a la vez fue el puente para la llegada de Hoffman.

En el 2003, una lesión de Hoffman le trajo la oportunidad al veterano Rod Beck, quien respondió con una temporada perfecta de 20 salvamentos en la misma cantidad de oportunidades y tras la salida de Hoffman, el heredero en el puesto fue Heath Bell, quien deslumbró con tres temporadas de 40 salvamentos y 2.36 de carreras limpias en esas campañas.

Huston Street fue quien asumió la responsabilidad de la novena entrada y fue muy efectivo, al ritmo de 2.03 de efectividad en 116 juegos, representando a los Padres en dos Juegos de Estrellas y fue seguido por Craig Kimbrel por solamente una temporada sólida en el 2015 con 39 salvamentos. Fernando Rodney fue parte del equipo por sólo media temporada, pero permitió sólo una carrera limpia en 28 juegos en el 2016 llegando al Juego de Estrellas como miembro de los Marlins, aunque fueron sus números con San Diego los que le dieron esa oportunidad.

En los últimos años, tanto Brad Hand como Kirby Yates también han sido cerradores estelares, con la peculiaridad de que fueron obtenidos vía waivers de distintas organizaciones. Hand acumuló 2.66 de efectividad en 195 juegos y Yates actualmente es quien ocupa el puesto, con un impresionante 2.31 de ERA en 186 juegos.

Por todo esto podemos coincidir que es la posición que más ha sido exitosa a lo largo de la historia de los Padres, coincidentemente en lo que el club busca llegar a la postemporada, el terreno de la novena entrada, el más difícil, podría estar en buenas manos, en esa búsqueda por un Out 27.

Una pequeña trivia

Menciona al lanzador activo con más robos de base.

Calentando en el Bullpen

Ha sido otra semana y aunque no hay un acuerdo fijo entre MLB y el Sindicato de Jugadores, ambos han intercambiado propuestas con la intención de activar la temporada 2020 de una forma u otra.

Si ambas partes no puede llegar a un acuerdo, la expectativa es que el comisionado Rob Manfred implementará una campaña corta de 48-50 juegos, en donde las cosas serán exactamente como en temporadas previas, sin modificaciones al convenio laboral existente.

Y la respuesta es…

Zack Greinke, actualmente de los Astros, con nueve.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.