Congreso de Estados Unidos certifica triunfo de Biden tras caos en el Capitolio

Incitados por Trump, sus seguidores invadieron el Capitolio. Fotografía: Captura de transmisión

Redacción/Infobaja

Washington, D.C.- En un hecho sin precedentes en la historia moderna de Estados Unidos, simpatizantes del presidente Donald Trump, rompieron el cerco de seguridad en el Capitolio e ingresaron a este edificio, interrumpiendo por varias horas el proceso de certificación del demócrata Joe Biden como ganador de las elecciones presidenciales.

Esto se dio luego de que Trump dirigiera un mensaje a sus fanáticos desde la Casa Blanca y los incitara a protestar el resultado electoral yendo al Capitolio, donde los legisladores se encontraban reunidos para discutir por última vez la decisión del Colegio Electoral.

El caos reinó por varias horas en la capital del país, tras una violenta jornada donde miles de simpatizantes de Trump tuvieron enfrentamientos con la policía e ingresaron al Capitolio rompiendo ventanas en el proceso y escalando las paredes del histórico edificio.

Esta era la «última instancia» que tenía el gobernante saliente para imputar la victoria de su rival demócrata. Tras una serie de choques violentos que dejaron como resultado por lo menos una mujer muerta (aunque se ha manejado que podría haber hasta cinco víctimas fatales de los enfrentamientos), el Congreso reanudó la sesión y en la madrugada, certificó la victoria de Joe Biden y su compañera de fórmula, Kamala Harris, en las elecciones del pasado 03 de noviembre.

Choques con la autoridad

Desde que se dieran a conocer los resultados de las elecciones presidenciales, el republicano Trump no ha parado de proclamar fraude, e incluso ha alentado a sus seguidores a proclamarse contra la certificación de la victoria de Biden.

El panorama se complicó cuando el vicepresidente Mike Pence comunicó que no iba a desconocer la decisión del Colegio Electoral, a pesar de las presiones públicas y privadas realizadas por Trump.

“Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger a nuestro país y nuestra Constitución», tuiteó el Presidente de Estados Unidos.

También el republicano líder del Senado, Mitch McConnell, afirmó en su intervención que anular la victoria de Biden sumiría a la democracia de Estados Unidos en una “espiral mortal”.

A la par, fuera del Congreso, miles de simpatizantes de Trump comenzaron a derribar las vallas de seguridad, lo que provocó enfrentamientos con la policía, por lo que la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos aplicaron un receso de emergencia ante el ingreso de los protestantes al recinto y se trasladó “a un lugar más seguro” a los legisladores, así como al Vicepresidente.

El caos se desató, se reportaron disparos y heridos, además del uso de gas lacrimógeno. Sin embargo eso no evitó que los manifestantes se instalarán, y la imagen de un protestante sentado en la silla del presidente del senado, recorrió el mundo. Evidentemente rebasados ante un error de cálculo de la multitud, las autoridades poco pudieron hacer.

Se dio toque de queda en la capital de Estados Unidos. Fotografía: Captura de transmisión

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ordenó un toque de queda desde las 18:00 horas y hasta las 6:00 horas del jueves, por lo que casi cuatro horas después de que los partidarios de Trump interrumpieron el conteo electoral, autoridades declararon seguro el lugar, y se retomó la sesión.

El jefe de policía de Washington, D.C., informó que se habían detenido a más de medio centenar de personas, incluyendo algunos durante los enfrentamientos, controlado al menos dos dispositivos presuntamente explosivos y también se reportó el fallecimiento de Ashley Babbit, originaria de San Diego, quien se encontraba en las protestas.

Se trata de algo “inédito” en la historia reciente del país, en la que la transición del poder suele ser una formalidad. De acuerdo con la Sociedad Histórica del Capitolio, esta es la primera vez que el edificio ha sido penetrado desde el ataque británico en 1814.

Por esta situación, senadores incluso llamaron a los hechos un “golpe de estado” mientras que diferentes líderes y senadores pedían la destitución de Trump, a quien le restan 13 días en el poder.

Los ataques también generaron fuerte controversia, pues el país no es ajeno a las manifestaciones, sin embargo, se acusó de un doble estándar, pues en las marchas de “Black Lives Matter” los elementos policíacos respondieron con mayor ímpetu.

Como referencia, en las protestas por el arresto y asesinato del afroamericamno George Floyd, se arrestó a más de 14 mil personas.

En redes sociales, se hicieron virales las fotografías donde se contrasta la organización que tuvieron las autoridades para contener las marchas en contra del racismo sistemático que se vive en el país.

Habrá “transición ordenada”

Tras los hechos violentos en el Capitolio y una serie de mensajes de Donald Trump vía Twitter y Facebook en los que alegaba fraude electoral con información falsa, el Presidente de Estados Unidos fue bloqueado de ambas plataformas.

Twitter lo bloqueó por 12 horas, a la vez que Facebook indicó que Trump no podría enviar información por esta red social durante un espacio de 24 horas.

Por otro lado, algunos legisladores demócratas indicaron que pidieron al vicepresidente Mike Pence invocar la Enmienda 25 de la Constitución de los Estados Unidos. Esta norma constitución permite quitar del poder al presidente y entregarlo al segundo en mando, que es el mismo Pence. Con pocos días para la salida de Trump, no obstante, esta acción se ve poco probable.

Si los hechos violentos no controlaron a Trump, lo sucedido con sus redes sociales y en el Congreso sí parecen haber hecho efecto.

Tras la certificación de Biden, Donald Trump indicó a través de un comunicado que, si bien no está de acuerdo con el resultado electoral ni lo aceptaba, sí prometía una “transición ordenada” de poder el próximo 20 de enero.