Confiesa yerno haber matado al fotoperiodista Abel López

TIJUANA.- Raúl Vázquez Hernández confesó haber matado a su suegro, el fotoperiodista Ramón Abel López Aguilar, informó el procurador general de Justicia del Estado, Rommel Moreno Manjarrez. 

"Al ser interrogado y después de caer en diversas contradicciones, el indiciado de merito confesó haber disparado en tres ocasiones en contra del hoy occiso, logrando impactarlo en dos ocasiones", expuso.

Vázquez Hernández declaró que el día de los hechos estuvo ingiriendo bebidas alcohólicas con el occiso (su suegro), primeramente en un convivio familiar y posteriormente en el interior de un bar, y al salir abordaron el vehículo del occiso (Toyota 4 Runner).

Abel López se quedó dormido en el asiento del copiloto, y al despertar este se tornó agresivo, dándole un golpe en la mandíbula, para posteriormente sacar de entre sus ropas un arma de fuego, por lo que el presunto responsable intentó quitarle el arma.

"Por lo que estuvieron forcejeando, manifestando Raúl Vázquez que al momento de tomar el arma ésta se le detonó en tres ocasiones impactando dos de ellas en la cabeza del occiso (quedando lesionado)", expuso Moreno Manjarrez.

Después lo llevo a un Hospital del bulevar Insurgentes, pero cuando le dijeron que darían aviso a la policía, decidió sacarlo del hospital para abordarlo nuevamente al vehículo.

"Fue a bordo de este donde el hoy occiso pierde la vida, y una vez que el presunto responsable se percata que su suegro se encuentra sin vida es que decide abandonarlo en la vía pública, para retirarse a su domicilio y fue en este trayecto (bulevar Gato Bronco a la altura del Cetys) donde tiró el arma de fuego", explicó.

Lo anterior se corrobora con el resultado que diera positivo a la prueba de Rodizonato de Sodio realizado en el palmar de la mano derecha del indiciado, así como la recuperación de un casquillo calibre .22 localizado en el interior del vehículo donde fuera lesionado el hoy occiso, así como una chamarra ensangrentada y un cartucho útil calibre .22 localizados en el domicilio del hermano del ahora indiciado, ubicado en la colonia Pórticos del Lago.

"También con el Certificado de Necropsia en la cual se menciona que la causa determinante de la muerte fue por herida penetrante de cráneo por proyectil de arma de fuego, así como con las declarantes de diversos testigos", comentó.

Hasta la presente indagatoria continúa en integración y en su momento oportuno se presentara ante el juez de Primera Instancia, quien determinará la situación jurídica del ahora indiciado.