Cónclave panista

Por El Informante

Cónclave panista

Andan ya en plan de cuarto de guerra los panistas bajacalifornianos, sobre todo porque todo mundo se aferra en darlos por muertos rumbo a la elección de 2019 en donde según dicen los politólogos, se romperá su invicto de 30 años sin perder la gubernatura.

No diga que aquí lo leyó, pero dicen que personajes como los ex gobernadores Eugenio Elorduy, Ernesto Ruffo y José Guadalupe Osuna, junto con ex alcaldes como Jorge Ramos y Jesús González, se han reunido para llegar a un acuerdo sobre el futuro inmediato del partido azul. Grandes figuras de panismo, e incluso algunos que ya habían desertado del partido como Héctor Osuna Jaime, están velando armas buscando cerrar filas en torno a un proyecto fuerte que les pueda dar alguna esperanza el año entrante.

La consigna de los panistas es no desgastarse ni herirse mutuamente en un proceso interno que acabe de fragmentar más al partido, y cerrar filas desde ahora en torno a una candidatura de unidad, cosa que se antoja complicada tomando en cuenta sus antecedentes. Hay quien habla con cierta insistencia de que Héctor Osuna podría ser el abanderado de esa candidatura, lo que de entrada se ve complicado, pero no imposible.

El PAN de antaño

Sobre este mismo asunto, panistas inconformes con el rumbo que ha tomado su partido sostuvieron reuniones con los medios informativos, en Tijuana y Mexicali, para informar sobre el escrito que enviaron al Comité Ejecutivo Nacional. Y no trataron de hacerse los elegantes ni los diplomáticos: exigen cambios en las actuales dirigencias del partido a nivel municipal, estatal y nacional.

En Tijuana encabezaron la reunión el ex delegado del Sistema Educativo Estatal en Tijuana, César Sánchez Frehem, así como dos antiguos dirigentes del partido, Rodrigo Robledo y Sócrates Bastida. Dijeron que malas decisiones que han tomado tanto sus líderes como los gobernantes que han salido de su partido tienen ahora al PAN contra la pared, lo cual fue evidente el pasado 1 de julio. Si siguen así las cosas, señalaron, no sólo podrían perder las elecciones del 2019 y soltar la gubernatura que ha estado en el PAN desde 1989, sino que hasta corren el riesgo de  perder el registro.

Hablan de una comisión reestructuradora y de quitar los actuales mandos, pero fijaron como fecha el 1 de septiembre, pues si para ese día no atienden sus peticiones, irán a plantarse a la Ciudad de México.

La otra cosa que piden es que los gobiernos panistas no metan la mano en el partido, pues los militantes deben ser quienes tomen las decisiones. Sienten pues, que han perdido el rumbo de lo que era el PAN cuando actuaba como oposición y cuando iniciaba como el partido en el poder. En otras palabras, quieren traer de nuevo al PAN de antaño y no sólo enderezar el camino, sino encontrarse de nuevo con la ciudadanía y, claro, con el votante

Sí al IVA, no al aborto

Ahorita prácticamente todo es miel sobre hojuelas los funcionarios electos de Juntos Haremos Historia, la coalición integrada por Morena, PT y PES. Pero con todo y eso, hay temas que a los que mejor le sacan la vuelta algunas instituciones políticas y algo de esto se vio en el foro semanal de la  Asociación Nacional de Periodistas A.C., donde estuvo como invitado Javier Julián Castañeda Pomposo, diputado federal electo por el Distrito 6.

Castañeda Pomposo habló libremente de los temas recaudatorios y económicos, pues dijo que se someterán a revisión lo de disminuir el IVA, el ISR, elevar al doble el salario base en la frontera y un esquema parecido a la otrora Zona Libre. Ah, pero otra cosa fue con otras inquietudes de estos días, pues al parecer no están en la agenda común los temas del aborto, matrimonios igualitarios, adopciones y legalización o no de la marihuana.

Sin duda, en el Partido Encuentro Social hay temas «incómodos» que pondrán a prueba la alianza que llevó al triunfo de la presidencia de México a Andrés Manuel López Obrador.

Con libro y mensaje

“Todos somos autodefensas” es el título del libro de José Manuel Mireles, el médico michoacano que a mano armada se enfrentó al cártel de los Caballeros Templarios en Tierra Caliente, aunque al parecer más que un título es toda una afirmación y una declaración de principios, pues vaya que tiene seguidores en Baja California el polémico doctor. Mireles presentó su libro en el Centro Cultural Tijuana y encabezó una cena de gala en donde se congregaron decenas de activistas de diversas organizaciones ciudadanas que conectan con el mensaje del médico de Tepalcatepec.

Un sombrero negro  y una camisa con la imagen de un tigre sombrerudo es el distintivo de las autodefensas y por lo que se pudo ver, aquí había bastantitas. Sin pelos en la lengua y poniendo el dedo en la llaga en temas de lo más polémicos, el doctor Mireles hizo un llamado a perder el miedo y plantarle cara lo mismo al crimen organizado que a los políticos corruptos.

En los cuernos de la luna

Si algo ha sabido utilizar Morena han sido las encuestas y las redes sociales. No estamos hablando de que manipulen información, para nada. Pero tanto la gente de Andrés Manuel López Obrador como el mismo presidente electo no dejaron de mencionar a lo largo de la campaña la amplia ventaja que llevaba en todo tipo de consulta.

Aquí mismo, en Baja California, los candidatos de Morena mostraban sus likes, seguidores e interacciones en redes sociales como evidencia de su gran popularidad. Y ni quién les discuta, pues los resultados del 1 de julio no mienten.

Al parecer esta tendencia de mostrar la popularidad en encuestas y redes sociales ya está haciendo ruido entre los morenistas con aspiraciones para el 2019.

El abogado Carlos Atilano Peña, quien busca ser el bueno de Morena para la presidencia municipal de Tijuana, orgulloso compartió por Facebook una encuesta informal del portal Agencia Fronteriza de Noticias que lo coloca con un 46 por ciento de preferencia, por encima de los otros posibles aspirantes de su partido, entre ellos el ex candidato morenista a la alcadía Ismael Burgueño (20.2 por ciento), el fugaz ex aspirante también a la presidencia municipal José Ángel Peñaflor (8.79 por ciento) y el regidor Manuel Rodríguez Monárrez (7.98 por ciento).

Se siente pues, en los cuernos de la luna y ya casi se ostenta como precandidato de Morena a la alcaldía de Tijuana. La mala noticia para Atilano es que Burgueño, Peñaflor y Rodríguez Monárrez piensan de la misma manera y no pierden la oportunidad placearse y buscar reflectores.

Por lo pronto, Ismael Burgueño ya está convocando este domingo 26 de agosto a un foro de reflexión ciudadana para mejorar Tijuana que será en los hechos su autodestape, y claro, se compartirá todo en redes sociales, es de imaginarse. Lo único seguro es que al partido de moda no le van a faltar precandidatos y ninguno parece dispuesto a ceder ni a disciplinarse.

Regidor independiente

Contra todos los pronósticos, Morena no sumó un nuevo regidor en el Cabildo de Tijuana. Los pronósticos apuntaban a que el ahora ex panista Luis Torres Santillán, quien estuvo detenido en San Diego, California, acusado de lavado de dinero, sería admitido en el partido de moda, pero el edil ha decidido declararse independiente y representar su propia y solitaria fracción sin colores partidistas.

Así las cosas, su voto en las sesiones de Cabildo podría transformarse en una moneda al aire, pues el edil votará a su libre albedrío y nada hace indicar que vaya a hacerles el juego a los integrantes de su antigua fracción.