Conciertos

Por Sergio Ciceña

Hace unos días leí una noticia muy peculiar: Sucede que el legendario cantautor estadounidense Bob Dylan se presentó en el Philadelphia Academy of Music el pasado 23 de noviembre.

Dylan tocó junto a su banda y dicho concierto fue documentado por un grupo de cineastas suecos como parte del proyecto de una serie de películas titulado Experiment Ensam (Experiment Alone). Hasta aquí todo es normal, siendo lo inusual que el público estuvo conformado por Fredrik Wikingsson, el cual estuvo sentado en la segunda fila del recinto. Este fanático de Dylan no paró de sonreír  y aplaudir durante el concierto, a pesar de ser el único asistente del público. Este experimento se lleva a cabo en lugares generalmente especiales para tener mucha concurrencia como estadios, clubes, bares, etc.

Un concierto es un buen momento para fotografiar ese tipo de situaciones, por lo que le debemos un aplauso a Bob Dylan por haberse prestado a participar en este interesante proyecto. Además del anterior nos vienen a la memoria ciertos conciertos llevados a cabo en lugares peculiares como los siguientes:
 – The Beatles en la azotea del edificio Apple: ubicado en la famosa calle londinense de Saville Row, el cuarteto de Liverpool tocó para el público por última vez en este histórico lugar. Después de cansarse de pensar en qué lugar iban a tocar por última vez, Ringo sugirió que lo hicieran en la azotea y así sorprenderían a los peatones.
– Jamiroquai en un avión: ya son varios los artistas que han hecho este tipo de conciertos, solo cambia la altura en la que viajan y la duración de la presentación. Ellos lo hicieron en un Boeing 757 a 35,000 pies de altura y por ejemplo James Blunt batió su record en el 2010 a 41,000 pies.
– Adjagas en una montaña: nadie o casi nadie conoce a esta banda, de hecho no sabemos qué tipo de música tocan; solo sabemos que salieron en las noticias hace tiempo por haber tocado un concierto completo en el impresionante acantilado Preikestolen, el cual tiene una altura de 600 metros aproximadamente.
– The White Stripes y The Cramps: ambas bandas tocaron en un lugar poco común para ofrecer un concierto. Stripes lo hicieron en The Royal Chelsea Hospital, mientras que The Cramps en Napa State Mental Hospital. En ambos casos el público estuvo entretenido y contento.
– Katie Melua en una plataforma petrolera: la cantante nacida en Kutaisi, Georgia, tuvo un entrenamiento de seguridad por algunas semanas para poder presentarse a más de 300 metros debajo del agua en una plataforma petrolera de Noruega.
-Armen Ksajikian en un santuario de osos: Armen es un chelista fanático de los osos, por lo que tiene algo de sentido el haber ido hasta Alaska para ofrecerles un concierto a todos esos residentes solitarios que viven en el Santuario de Osos de Sitka.
En la actualidad hay varios artistas que están bien puestos para tocar en algún momento en el espacio; si Felix Baumgartner ya hizo un salto desde la estratosfera, no duden que un concierto ocurra pronto.