Con nueva ley buscan rehabilitación de delincuentes adictos

“Solamente se han estudiado desde el punto de vista de seguridad”, dijo Carlos Torres sobre los crímenes cometidos bajo la influencia de drogas. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

Por Juan José Alonso Llera y Hugo Fernández Sánchez

Tijuana.- Aprobada prácticamente en forma unánime el año pasado, la Ley de Justicia Terapéutica en el Estado entra ya en vigor y esto tiene muy contento al diputado Carlos Torres Torres, quien presentó la propuesta.

“Esta semana entra en vigencia”, señaló el actual presidente del Congreso del Estado. “En lo personal, la parte legislativa es uno de los mayores retos que hemos tenido y en lo personal en lo que más me he involucrado”.

Con esta medida se busca la rehabilitación de las personas que cometan delitos menores bajo la influencia de drogas, más allá de simplemente castigarlos. Según dijo el legislador, aproximadamente 80 por ciento de los delitos en Baja California los comete una persona bajo la influencia de alguna substancia adictiva y muchos de ellos son reincidentes. ¿La razón? No se ataca el problema desde sus orígenes.

“Llevamos aproximadamente 50 años tratando de abordar el tema de la misma manera, erróneamente. Y lo que ha demostrado diferentes estudios internacionales es que es altísima la reincidencia porque no estamos atendiendo de raíz el problema”, señaló. “Y lo que demuestran los estudios es que en la medida que se  trabaje de manera profesional en proceso de rehabilitación, va a disminuir la reincidencia. Tenemos una reincidencia altísima”.

Ver únicamente esto como un asunto de inseguridad y buscar la criminalización de los adictos es el camino equivocado, considera Torres.  Con la Ley de Justicia Terapéutica fueron más allá.

“El antecedente que tenemos es que el tema de adicciones o los delitos solamente se han estudiado desde el punto de vista de seguridad y hay un componente de salud, que tiene que ver con una enfermedad, que tiene que ser atendido”, indicó.

“Esto no significa reducir las penas, esto significa que tiene más sentido que esté internada en un centro de rehabilitación una persona a que esté internada en la cárcel. Como sociedad, la pregunta que nos tenemos que hacer es en dónde nos conviene que esté una persona que comete un delito menor y que tiene una enfermedad, una adicción, ¿en la cárcel? Y si está en la cárcel ya sabemos las consecuencias que tiene, las personas con las que se va a reunir, el tipo de delitos que va a cometer en el futuro. Y el estar en un centro especializado o en centros de atención solamente en esta enfermedad, evidentemente los resultados van a ser otros”.

Para ello, se estuvieron reuniendo no sólo con Seguridad Pública, sino también con la Secretaría de Salud y la Procuraduría General de Justicia del Estado. Las mesas de cada área fueron trabajando en el cuerpo de la ley, señaló, “para no solo tener una ley que en espíritu o en la idea tuviera sentido, sino que en la parte operativa funcione (…) Es una iniciativa que tuvo el respaldo de todo el Congreso, que hicimos foros, estuvo el comisionado nacional contra las adicciones, académicos, investigadores”.

Cada vez más jóvenes

El presidente del Congreso citó la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 como un documento que muestra tendencias preocupantes. “El incremento en las adicciones es muy grande y va de la mano del incremento en las adicciones,  lamentablemente con la disminución de la edad en los delitos”.

Según cifras de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), entre 2011 y 2017 creció 205 por ciento el consumo de drogas en las mujeres. También muestra que en la población de 12 a 17 años se triplicó el uso de estupefacientes.

Cada vez se más población joven utiliza drogas y esto va de la mano con que se ha ido reduciendo la edad promedio de quienes comenten los delitos.

Señaló Torres que, por lo mismo, no está a favor de la legalización de la mariguana ni otras drogas en México.

“Yo no comparto que sea una solución la legalización”, dijo el legislador.

“Si se da de manera más accesible, el que puedan conseguir una sustancia, con los datos que tenemos considero que hay consecuencias muy fuertes. Y hay otro componente que tenemos: la mariguana por ejemplo, en California, tiene una dosis cannabinoide que es casi tres veces superior en potencia que la que se distribuye o se puede vender ilegalmente en Baja California. Y evidentemente el tipo de adicción es mucho más fuerte y tenemos ese reto”.

Penas alternativas

Aunque sabe que los resultados tal vez no sean inmediatos, Carlos Torres tiene confianza en con esta nueva ley se disminuirá la reincidencia. Es común que un criminal que asalte bajo la influencia de alguna droga un comercio, por ejemplo, llegue a la cárcel solo para salir al poco tiempo y cometer el mismo delito.

“¿Cuál es el planteamiento que hicimos en esta ley que ya entró en vigencia? Es darle forma la parte operativa para el funcionamiento de las penas alternativas. ¿En qué consiste esto? En que antes de esta ley llegabas con un juez y la persona, por ser un delito menor -esto aplica solamente en delitos menores- se demuestra que la persona tuvo el influjo de una sustancia, que fue un delito menor. Lo que nos dicen los jueces es, ‘¿y a dónde lo mando, con qué características el lugar, quién va a financiar el tratamiento, quién le va a dar la atención?’. Y este vacío no nos permite tener los procesos que queremos tener”, indicó.

“En Baja California quien está a cargo en materia de adicciones es el Instituto Psiquiátrico, que está en Mexicali. Y en este año conseguimos un incremento de 10 millones de pesos en el presupuesto, para que cuenten con el número de psicólogos, criminólogos y el equipo técnico que permita atender mejor en los centros de atención primaria de rehabilitación, precisamente a las personas que están en esta condición”, explicó.

“En la medida que tengamos procesos profesionales de rehabilitación, vamos a disminuir los delitos en Baja California y esa es la apuesta. Sé que es algo que no se ve en semanas, que no se ve en los días, pero en la medida en que cada vez se involucren más personas, más áreas, más empresas en colaborar en este proyecto, vamos a poder tener una mejor situación en materia de convivencia”.

«Me parece que en la política hay que entender los momentos», señaló el diputado Carlos Torres Torres, quien no buscará la reelección. Fotografía: Hugo Fernández Sánchez

Carlos Torres Torres habla sobre:

  • Sus principales logros en el Congreso – “En la parte legislativa, yo considero la Ley del Sistema de Justicia Terapéutico es el trabajo que en el largo plazo va a tener un mayor impacto”.  También mencionó el alcanzar mecanismos que facilitan la participación ciudadana.
  • El futuro del PAN – “Un partido político exitoso debe de seguir lo que hacen los equipos de futbol exitosos. Básicamente hacen dos cosas: trabajan bien la cantera y saben sumar a los mejores jugadores que puedan llegar de otros lados. Haciendo alusión a un partido político, debe de tener jóvenes, debe de tener líderes que vengan de universidades y de muchos otros lados, debe tener trabajo de formación. Eso sería la cantera. Y el saber hacer buenas contrataciones es saber sumar a buenos líderes de la sociedad civil”, consideró. “Lo que pasa es que luego llegas al gobierno y ya no se sigue haciendo ese ejercicio. Entonces, el PAN va a ser competitivo en la medida que logre realizar ese ejercicio y que tenga gobiernos exitosos”.
  • No buscó la reelección como diputado – “Me parece que en política hay que entender los momentos, tomar decisiones. A mí me invitaron a participar en el distrito XIII, fueron muy generosos conmigo los compañeros del distrito al invitarme. Y también me parece importante que en esta ocasión haya nuevos perfiles, haya nuevos liderazgos”.
  • Sus planes al terminar la XXII Legislatura – Este año termina su labor en el Congreso del Estado, pero asegura que estará fuera de la función pública por un tiempo. “Voy a seguir participando mucho dentro de la sociedad civil, es algo que me gusta”, explicó. “Tengo ganas de regresar a la universidad, tuve la oportunidad de dar clases en el año 2005, ha sido una de las mejores experiencias que he tenido, entonces tengo muchas ganas de hacer eso. Tengo muchas ganas de poder participar en proyectos  de la comunidad, en temas de cultura, como fue el proyecto que hemos seguido trabajando, el de las orquestas (Orquestas Redes, con el la Fundación de Artes Musicales), seguir trabajando algunas cosas que hicimos en su momento en Camino Verde”.