Con la cola entre las patas

Por Manuel Rodríguez Monárrez

Parece que la instrucción que el Alcalde recibió del cuartel general de su partido en Tijuana es que se convirtiera en un fantasma por 3 meses, por aquello de que su agenda fue reducida al mínimo y sus apariciones públicas prácticamente canceladas, todo indica que quisieran contener un posible daño ante una desconexión neuronal o desabrupto linguístico a las que nos tiene ya acostumbrados el señor Presidente Municipal, quién por obra y gracia del fraude electoral del 2016 se convirtió en Alcalde, dislates que por cierto se han convertido parte del imaginario colectivo de los tijuanenses. Por lo que Raúl Felipe Luévano a cargo del candidato queretano en Tijuana, némesis del Alcalde, y varios asesores políticos optaron por mejor guardarlo, tal vez para no afectar al niño maravilla que al parecer se puso pintos a varios albiazules porque su evento deslució y no pudo superar al número de asistentes de su contrincante con todo y el acarreo que fue evidente en los reportes que varios periodistas subieron a las redes sociales, incluyendo los internos que se fugaron de la Estancia Municipal de Infractores.

En su frustrante fracaso decidieron enfocar su desesperación hacia mí por remitir un trámite para el cierre de una calle, gestiones ciudadanas a las cuales estoy facultado por la Ley de Régimen Municipal  y por usar una hoja de papel para gestionar ante la máxima autoridad de la ciudad, quién finalmente fue el último responsable de emitir el permiso de la calle Segunda que tanto les dolió a los del partido decadente. Por ello, el señor Palomera se equivoca al dirigir su enojo y frustración hacia un servidor, ya que el permiso lo expidió su propio Alcalde.

¿Pero, qué no son del mismo partido? Sería bueno ver si se atreve a reclamarle y denunciarlo a él también, ya que al haberlo expedido favorablemente el Alcalde también debe formar parte de la denuncia, pero dudo que se atreva, ahora que el hijo del Alcalde es su coordinador de medios en el partido y junto con el estratega de redes del Ayuntamiento triangulan recursos para potencializar su mercadotecnia de mentiras baratas que ya nadie se traga, aunque paguen miles de millones de pesos a sus casas productoras patito para repartir panfletos irrisorios faltos de contenido realista y que parecen spots de la “rosa de Guadalupe”.

Mientras la gente de Tijuana va por la calle llorando de tantas matanzas y robos, la mercadotecnia absurda del partido decadente nos sigue pintando en todos sus muros digitales que somos la mejor ciudad de México. Tal vez no se han enterado que las alarmantes estadísticas de sangre nos colocan como la 5ta. ciudad más peligrosa del mundo. Para sobrevivir aquí tiene uno que andar uno con los ojos bien abiertos y a los ciudadanos de a pie no les da tiempo de revisar su Facebook porque si parpadean poquito pueden perder hasta la cartera o ser apedreados en un camión camino a casa. En los últimos días hemos dado a conocer más casos de corrupción en contrataciones amañadas que está haciendo el Ayuntamiento y esto al parecer tocó intereses de la cúpula, sobre todo si se trata de una empresa poblana ligada al gobierno de Rafael Moreno Valle a quién ilegalmente le entregaron 320 mil datos privados como lo son claves catastrales, domicilios y nombres de los propietarios, datos que están protegidos como reservados por las leyes de transparencia de éste país y a quién le están desviando millones de pesos de las contribuciones del predial de quién creen: de nosotros, los tijuanenses.

Sin duda, este gobierno está lleno de operadores de desvíos millonarios que deberían ser investigados por la Fepade porque muchos de estos recursos son triangulados por empresas fantasmas que terminan siendo inyectados en campañas electorales. Pero no se preocupen, mientras ustedes desvían millones, yo paso a tesorería a depositar los 2 pesos de la hoja que les preocupa. Si tuvieran un poquito de decencia se darían cuenta que la corrupción mata, que el abandono mata, que la violencia verbal institucional aniquilan y que el estrangulamiento de la democracia les producirá un efecto boomerang del cual se van a arrepentir si realmente anhelaran servir a su Pueblo.

Pudiendo ser un ejemplo para la sociedad por su posición de liderazgo han decidido andar con la cola entre las patas, pero las mentiras tienen las patas cortas y la cola larga. Nomás no se enojen si la ciudadanía les cobra todo este desastre de ciudad en las urnas el año que entra.

Compartir
Artículo anteriorAnte un rival como León
Artículo siguienteListos para Tijuana