Con dulzura en el arroz

Por Juan José Alonso

jjalonso@grupoconsultorefe.com

A mis tres queridos lectores: Les parecerá muy extraño este título, pero la verdad es que no se me ocurrió nada mejor para poderles narrar la charla que tuvimos con Condoleezza Rice (ex secretaria de estado, con Bush y hoy maestra en Stanford), trato de nunca escribir sobre cuestiones de mi trabajo en la Procuraduría de Justicia del Estado; pero en esta ocasión, resultó inevitable, derivado de este pude “colarme” a este evento (como diría Chava Flores, llegaron los gorrones).

Voy a asumir el papel de reportero de El Informador de BC (con respeto a los profesionales de este oficio) para narrarles lo que ahí aconteció. Todo empezó el viernes pasado en Sunnylands (Palm Springs); un encantador lugar para retiros, poseedor de una colección de arte valorada en muchos millones de dólares (Picasso, Gauguin y varios impresionistas), todo este escenario para tener una tertulia sobre: “La visón futura de las relaciones México-Estados Unidos” teniendo como ponente a “Condy”(así le dicen sus íntimos), algunos de los invitados a esta reunión organizada por la fundación Woodrow Wilson fueron: Antonio Villaraigosa (alcalde de LA), Arturo Sarukán (embajador de México en EUA), Enrique Krauze, Rommel Moreno, el senador Mel Martínez, entre otros.

Empezamos con un coctel en la terraza teniendo como fondo un maravilloso atardecer, con un lago, el desierto y la montaña, conviviendo extraordinariamente, acompañados de buenos canapés y vinos californianos (para romper el hielo y evitar las malas vibras); después inició una sencilla pero sabrosa cena binacional, llegó el tiempo del postre y ahí “Condy” nos relató cómo Bush (“You are a donkey mister danger” según Chávez) y Fox (el de chiquillos y chiquillas) perdieron la gran oportunidad de la reforma migratoria, porque era más importante echar balazos en Irak que trabajar de la mano con los aztecas. En resumen, no dijo nada nuevo, de hecho confirma que los temas importantes para nosotros, no son prioritarios para Washington (eso sí con mucha diplomacia) y que China reinará al mundo, aunado a que los asistentes tampoco la cuestionaron mucho; ¡eso sí!, me gustó que calificó de anti demócrata, populista al buen Huguito Chávez y además que es muy probable que gane Capriles en Venezuela.

Me pareció más importante una plática en “corto” con el alcalde angelino, que tiene una visión muy clara sobre nuestro país; él afirma que sus compatriotas cometen el error de centrarse sólo en la migración y el narco, dejando de lado las cuestiones realmente importantes, como el comercio y el desarrollo; que de manera miope se les escapan a los políticos de ambos lados de la frontera.

Debo reconocer que para mí fue una experiencia única; me sorprendió la inteligencia de la morenita, la claridad y sencillez del alcalde, el inglés del nuestro embajador y el reconocimiento de los americanos a Baja California.

Pero veo, que el discurso binacional sigue siendo el mismo por años, y que los EEUU prefieren la militarización a la diplomacia, bajo la consigna de “free market, free people”.

Así que van a seguir conquistando mercados al precio que sea.

*Profesor de Posgrado de Cetys Universidad e Ipade Business School.

Compartir
Artículo anterior5 de abril de 1994
Artículo siguienteSurvive or Thrive