Comunicación en familia

Por El Recomendador

1.- No se preocupen por los niños es una serie francesa del 2019 de la plataforma EUROPA traducida al inglés como: Make love, not kids.

El argumento gira alrededor de la necesidad de reconstruir las familias después de la creciente ola de divorcios y separaciones. Propone diálogos para sobreponerse a los retos de la maternidad-paternidad cuando se trata de parejas divorciadas y de hijos que viven alternativamente con alguno de los padres separados.

En la sociedad globalizada en la que abundan más las separaciones y los divorcios es preciso buscar acuerdos razonables para que los hijos puedan tener una relación amorosa con quienes los engendraron aun cuando éstos no vivan juntos.

Síntesis: Odile y Alexandre llevan una vida tranquila con sus tres hijos, Anissa, Serge y Clément y conforman una familia reconstruida que tiene sus altibajos. Mei y Chang llegaron de Beijing… Juntos afrontarán con humor las sorpresas que la vida les depara, entre ellas una descompuesta fijación amorosa de un potentado que quiere comprar lujosamente las soluciones económicas a todos sus problemas que sufre una honorable esposa china. Y también los conflictos de una familia que descubre pasados los años su ascendencia judía y quieren comportarse como judíos.

Por un lado, el relato trata de recordar a los padres que los niños tienden a evitar las situaciones que les hacen sentir incómodos o ansiosos. El hecho de estar sometidos constantemente a críticas les impide prestar atención en la escuela.

Por otro lado, se muestran maneras de lograr comprensión y se muestra la manera de hacer críticas prudentes que contribuyan a la vida familiar. El resultado son algunas experiencias que resultan contradictorias.

2.- Granizo, comedia argentina de Guillermo Francella, dirigida por Marcos Carnevale que relata el caso de un famoso meteorólogo que pierde su prestigio al fallar en un pronóstico del clima.

La comedia parte del absurdo de que un meteorólogo puede ser infalible. El egoísta personaje convertido en estrella de la televisión pasa inopinadamente del amor y la popularidad al odio y al aborrecimiento de sus antiguos partidarios.

Se lleva mal con la hija a la que abandona por sentirse estrella de la televisión, pero se refugia en su casa en Córdoba de donde son originarios. La desgracia, en este caso, empieza a convertirse en buena consejera y la trama pasa descaradamente a valerse de un meteorólogo más bien gurú que pseudocientífico y, de todas maneras, se desencadenan risas, naturales por ser el actor es muy bueno, al margen de la verosimilitud del relato.

La película está plagada de convencionalismos y estereotipos, exclama un crítico de ella. Sin embargo, está llamada a ser un éxito de risa para quienes ríen con facilidad de cualquier cosa.