Complejo de dios

Por Maru Lozano Carbonell

Término que acuña Ernest Jones, neurólogo galés, psicoanalista y biógrafo oficial de Sigmund Freud. No lo puedes encontrar en el manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, pero en su libro de “Essays in Applied Psycho-Analysis”, describe el “Complejo de dios” como la creencia de que uno es un dios.

Así muchos de los jefes que podríamos llegar a tener. Aclaro que mi jefe actual no es para nada así, de hecho le quiero muchísimo por su calidad humana. Pero, ¿te ha tocado un jefe narcisista? ¿Ese que piensa que su trabajo es impecable y que jamás comete errores? Vengo huyendo de uno así.

Este tipo de personas son arrogantes, siempre criticando a los demás y vaya que necesitarían ser humildes y con capacidad de reflexión e introspección; pero no piden opiniones y sólo dan órdenes -acuérdate que se creen bordados a mano por diseñador. Creen que los empleados deberían estar agradecidos por trabajar con ellos por ser líderes que los conducirá y llevará por el camino iluminado. ¿Cómo identificar si tu jefe tóxico es narcisista? Dirá frases como: “Se hace así porque lo digo yo… Fue tu error no el mío… Si todos trabajaran bien, esto sería otra cosa…”.

Los narcisistas no se dan cuenta que la gente los percibe como soberbios, así que menos se darán cuenta que son ellos quienes perjudican al equipo y su productividad. ¡Al contrario! Ellos fascinados suponen ser inspiradores y accesibles para el resto de la empresa, sin embargo, no son para nada empáticos y te ven como producto desechable, es decir, prescindible.

Para conseguir los objetivos, ¡tratan mal a los empleados! Si alguien renuncia y lo manda a volar, ¡se sorprende! No le cabe en su cabeza que alguien ¡pierda la gran oportunidad laboral de estar a su lado!

Como tiene distorsionada la percepción, los sentimientos de los demás no los identifica ni ubica en absoluto y cree que amenazando e infundiendo miedo sus trabajadores rendirán más. Difícil leerlo, porque está tranquilo y de repente lo verás enfurecido.

¿Sabías que un jefe así no te ve como ser individual e independiente? Te ve como una extensión de él mismo, por eso ni se fija en tus necesidades y supone que estás a su disposición al cien por ciento. De hecho, le parece mal que te retires a tu hora, ya sea a comer o para irte porque tu jornada del día ha terminado.

Si de pronto te contacta fuera del horario y si de repente te pide hacer cosas que no competen a tus labores, quiere decir que te ve como sirviente. Es un controlador, ansioso, confunden esto con “seguridad” y no delegan, por lo tanto entorpecen el trabajo y tensan el ambiente. Así refuerzan su ego. Si alguien muestra más inteligencia, él lo mermará. “Aquí el que piensa es jefe dios, tú ejecutas y te callas”. Es que cuando no puedan controlarte, buscarán controlar la opinión que los demás tienen de ti y comienza su guerra psicológica.

Si es posible busca otro empleo. Si no, halágalo y complácelo, acaricia su ego, es decir, su droga ya que son tan brutos que no sabrán si estás mintiendo. Ni modo, así en lo que puedes moverte o contemplas saber más de la NOM 035.