¿Cómo será la educación post-pandemia?

Por Manuel Alejandro Flores

Para quienes nos dedicamos al tema educativo, sin duda es una pregunta importante: Una vez que todos estemos vacunados y/o que podamos comprar medicamento en farmacias para el Covid-19, ¿cómo será el regreso a clase?, ¿todo volverá a ser cómo antes?, ¿qué novedades habrá en las aulas universitarias?

Quiero centrar mi reflexión en la educación superior, ya que es donde me desenvuelvo actualmente, aunque las mismas podrían tener aplicación en otros niveles educativos. A continuación, mis 10 puntos-reflexiones sobre este tema tan importante:

  1. Seremos más cuidadosos en los accesos a las instituciones. Menos tolerantes con la presencia de alumnos o personal con cualquier síntoma de gripa o Covid. Estas personas podrán trabajar desde casa o accesar a sus clases de manera síncrona o asíncrona para resguardar a los demás y evitar contagios.
  2. Ya no habrá carreras 100% presenciales. Sí habrá más oferta 100% On Line. Los sistemas universitarios más robustos podrán tener aulas con cientos o miles de alumnos con expertos mundiales en temas para hacer atractivos los distintos programas.
  3. Las clases asíncronas a través de plataformas serán cada vez más valoradas. Poder acomodar tu horario para conectarte, ver a un docente pregrabado y recibir asesoría vía chats será lo más utilizado, especialmente por personas que combinen trabajo, estudio y vida familiar.
  4. Las universidades ofreceremos cada vez más programas mucho más cortos que vayan dirigidos a áreas de interés cada vez más específicas y a dar continuidad a la formación; cursos de 20 a 60 horas muy dirigidos para fortalecer habilidades y conocimientos en industrias específicas.
  5. La presencia física en las instalaciones de la universidad tendrá un objetivo fundamental en la socialización. Incluso en las aulas de la universidad los alumnos podrán estar conectados a clases con docentes en otras latitudes. Lo importante será que tengan espacios para el trabajo en equipo y acceso a internet que les permita conocerse y humanizarse.
  6. La labor docente será mucho más especializada. Las universidades que mejor se adapten atraerán talento internacional, nacional y local. El paradigma del tiempo presencial en el aula ira migrando a la valoración de contar con expertos que generen un “chispazo” que los lleve a investigar.
  7. La auto-regulación y capacidad para aprender sin tener a un docente por tres o cuatro horas a la semana en el aula será cada vez más valorado por las empresas. Esto debido a que las empresas ya migraron casi toda su capacitación a esquemas de esta naturaleza.
  8. La lluvia, los fuertes vientos, el tráfico, un terremoto o si el alumno o alumna están enfermos de algo “menor” no serán pretextos para no impartir clases o faltar a clases, las universidades estaremos preparadas para migrar de manera inmediata a clases síncronas o asíncronas según sea el caso o la necesidad.
  9. Muchas universidades van a “vender” una vuelta a lo que había exactamente antes de la pandemia. En un inicio serán exitosas ya que atraerán a los nostálgicos. Poco a poco van a desaparecer o a migrar a sistemas híbridos ya que eso es lo que la industria actualmente demanda.
  10. El docente seguirá siendo determinante en la formación post pandemia, tendremos ahora docentes mucho más capaces y con habilidades digitales de primer nivel que les permitirá adaptarse a las necesidades de sus alumnos para aprender y a las demandas del mundo productivo.

La realidad es que hay muchos puntos adicionales que podríamos comentar al respecto. Justo estamos en un momento disruptivo en educación. En una próxima columna escribiré sobre las adaptaciones que el Sistema Educativo Estatal y Nacional debería estar realizando para lograr el máximo aprovechamiento de las tecnologías para el aprendizaje.

Compartir
Artículo anteriorLa mejor puerta
Artículo siguienteEl maestro Schottenheimer