Como crecer en la empresa

Por Juan José Alonso Llera

“El crecimiento nunca es por mera casualidad; es el resultado de fuerzas que trabajan juntas”.

Una trayectoria profesional no tiene que avanzar de forma lineal ni ascendente, ni siquiera continua. Caben cambios de empresa, sector y ocupación, así como excedencias. No se trata de ascender más rápido que los demás, sino de preparar el terreno para ir floreciendo a lo largo del camino.

Ser capaces de trabajar el desarrollo profesional es la base para mantener un alto grado de auto-exigencia y superación laboral. Cuando sentimos que hemos adquirido madurez, solidez y experiencia en distintas facetas a lo largo de nuestra vida, nos vamos dando cuenta que la actitud que tenemos hacia el desempeño profesional es muy importante, y marca la diferencia entre un empleado único y otro cualquiera.

Hay tres pasos importantes: sembrar, crecer y florecer

Sembrar:

  • Hasta los 35 años, pon énfasis en desarrollar competencias técnicas y crear relaciones de calidad a largo plazo.
  • Más que el dinero, prioriza los proyectos que te permitan crecer, aprender y conocer a personas que enriquezcan tus propios puntos de vista.
  • Utiliza tu inteligencia “fluida”, es decir, tu agilidad mental.
  • No te preocupes si algunos miembros de tu equipo ganan más que tú. En un par de años, la situación se revertirá.

Crecer:

  • Mejora tu conocimiento. No importa lo que sepas hoy, sino tu capacidad de seguir aprendiendo.
  • Experimenta. No hace falta que dejes tu actual empleo, puedes probar nuevas cosas gracias al voluntariado o tus aficiones.
  • Cuida tu presencia digital. Tus perfiles en redes sociales reflejan tus capacidades. La ausencia de ellos, también.
  • Sé flexible. Sectores enteros se tambalean periódicamente. Las empresas se reorientan o desaparecen. Aparecen nuevas ocupaciones y las viejas requieren nuevas capacidades.
  • Aumenta tu capital social. Identifica qué personas de tu entorno personal y laboral te ayudan a aprender. Ellos conforman tu red de desarrollo. A su vez, dedica tiempo a los demás: la generosidad es de ida y vuelta.

Florecer:

  • Recuerda que nunca es demasiado tarde.
  • Mantén una actitud curiosa y la mente abierta para seguir innovando.
  • Transmite tus conocimientos, es una fuente de felicidad.
  • Aprovecha tu inteligencia “cristalizada”, es decir, tu sabiduría y experiencia, así como tu capacidad para enseñar a los demás.
  • Sigue formándote. A medida que la edad de jubilación se retrasa, cobra mayor importancia la necesidad de actualizar tus conocimientos.

Sin duda alguna no hay recetas mágicas, simple y sencillamente toda carrera profesional va aparejada de esfuerzo y pasión, mi única intención es marcar una ruta sensata para que no te desesperes de cómo van las cosas.

Es común que ser exitoso se relacione con la capacidad que tiene una persona para alcanzar sus metas propuestas; es decir, el éxito se considera una cualidad personal, ya que las metas dependen de las motivaciones, intereses, principios y valores que posee cada individuo.