Clasistas, racistas”

Por Juan José Alonso LLera

 “Le cambiaron las circunstancias y él sigue con la misma narrativa, producto de ¿la estupidez o la soberbia?”.

“¿Quién puede desacreditar, menospreciar o burlarse de un momento como el de la marcha del domingo en 60 ciudades? En su sano juicio, nadie”.  Víctor Trujillo

Ya estoy harto del “pinche” discurso del clasismo y racismo que siembra más odio, que de hecho pocos entienden, pero la moreniza lo usa día con día para mimetizarse con el prócer. Es de verdad estúpido no ver la realidad que te escupe a la cara.

Hoy la ciudadanía superó partidos, oposición y demás fantasmas, para salir a defender la más sólida institución mexicana, el INE. La marcha sorprendió a propios y extraños, los mismos organizadores nunca pensaron ver tanta gente junta.

El zoquete, lambiscón de Martí Batres, secretario de gobierno de la CDMX, que dicho sea de paso nació en 1967 y se tituló en una universidad patito (o chaira como ustedes gusten llamarla) hasta el 2011 de abogado, dijo: marcharon entre 10,000 y 12,000 personas, este mediocre cálculo solo se puede deber a 3 razones:

  • Es claro que no entiende de matemáticas
  • Quiere brillar ante su prócer y Claudia
  • Es un vil mentiroso

Escoja usted.

Por otro lado, los cálculos alegres estilo fifí, que van desde 300,000 a 800,000 personas, según Calderón, que pudo haber estado con unas copas encima. Lo que es un hecho es que fue mucha gente, en muchas ciudades, principalmente en el ex bastión de AMLO y de su favorita que desde Veracruz minimizaba la marcha en CDMX (ya los quisiera para uno de sus aburridos y mentirosos mítines).

El viejito santo se metió en una bronca solo porque retó, insultó y denostó a la ciudadanía y le respondieron de más. Siempre dijo que la marcha era en contra de él y no a favor del INE, necio como siempre tuvo que aguantar hasta el final, o sea, si él asume que es en su contra y en septiembre del 2020 prometió que si marchaban más de 100,000 personas se largaba a su Macuspana tierra, solo le quedaba mentir en el numero de marchistas (entre 50,000 y 60,000), así que a “engañando como siempre”.

Por otro lado, su pupila, su consentida, a la que la marcha humilló, porque con marrullerías trató de echarla a perder, pero contra la ciudadanía que también es pueblo, la jefa sin gracia no pudo hacer nada. Ahí les van algunas de las marranadas:

  • Contingencia ambiental de última hora
  • No cerrar los chorros de agua en el monumento a la Revolución, que mojaban a la gente e impedían oír los discursos
  • Obstruir muchas calles para hacer caminar de más a los contingentes
  • Poner provocadores, como la gordita infiltrada que le mienta la madre a López
  • Atrancar el zócalo con vallas
  • Cortar la luz en el discurso de Woldenberg
  • Apagar el internet en Reforma, para no poder compartir la experiencia

Mientras tanto: Monreal gozando, Marcelo feliz en casa, Adán con su primo el presidente celebrando sus 69 tabasqueñas primaveras y la diputada “trans” haciendo desfiguros e insultando a los ciudadanos.

Conclusión: López pierde la narrativa, su reforma no pasará y como buen ardido lanza su plan B, leyes secundarias, a las cuales en 2 minutos los constitucionalistas demostraron que miente. Constitucionalmente es imposible que acabe con el INE, bueno si Alito no se raja otra vez.

En fin, es un orgullo ser mexicano, ser ciudadano y dar la cara cuando el país nos necesita. La disyuntiva: tenemos peleando un régimen democrático, contra un gobierno autoritario y los ciudadanos estamos en el medio, pero hemos demostrado que no todo está perdido y que no es un país de un solo charlatán mañanero.

“Se han visto ridículos, intentando ridiculizar la marcha”.