Claro y preciso

Por El Informante

Claro y preciso

Cuando el tema de la ampliación de la próxima gubernatura de Baja California se volvió noticia nacional, Andrés Manuel López Obrador no quiso tomar al toro por los cuernos. Cual diestro matador, el Presidente de México Primero anduvo “toreando” este tópico, esquivando las preguntas de los reporteros con repetidos pases que no mostraban su verdadera postura.

Esto cambió en la “mañanera” de ayer miércoles 4 de septiembre, donde López Obrador fue claro y preciso: “No se puede retorcer la ley, no se puede hacer la ley a la medida”, dijo. “¿Incluye Baja California?”, le preguntaron. “¡Todo!”, contestó enfático el mandatario.

Fue la primera vez que el Presidente de la República públicamente se pronunció en contra de la reforma que busca extender a cinco años el periodo del gobernador electo en Baja California, Jaime Bonilla Valdez, sumamente cercano a López Obrador y quien ayudó a AMLO a establecer y hacer crecer Morena en esta entidad.

Con todo y eso, López Obrador fue puntual al indicar que la ley en función no puede cambiarse para favorecer intereses personales o de una fracción. No por tener mayoría -como es el caso de Morena en Baja California- puede un partido aprovecharse para realizar ese tipo de acciones, agregó.

“Por encima de la ley, nadie”, sentenció López Obrador. Así las cosas, habrá que ver qué sigue.

El efecto Leyzaola

De nuevo, en el Ayuntamiento de Tijuana, estamos observando lo que bien pudiera llamarse el “Efecto Leyzaola”, con la designación que el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC) realizó de cuatro regidores del Partido de la Revolución Democrática. Obvio que esto fue gracias a los votos que acarreó a tal causa política el teniente coronel en retiro Julián Leyzaola Pérez, algo innegable y cuyo jalón entre la población tijuanense consideró el PRD al tomar la decisión de invitarlo como candidato.

Y es que en anteriores elecciones, la verdad es que el partido del Sol Azteca ni siquiera había figurado en Baja California, no digamos en Tijuana, municipio en el que no lograron un solo regidor en la actual administración.

El “Efecto Leyzaola” ya lo había saboreado otro partido, pues en el 2016 el militar retirado logró impulsar a un diputado y tres regidores del entonces PES, partido del cual la verdad nadie hubiese dado un centavo, electoralmente hablando. Claro que de esos tres regidores, dos, Mónica Vega Aguirre y José Manuel de Jesús Ortiz Ampudia, son ahora de Transformemos, institución política en la que se convirtió el antiguo Partido Encuentro Social de Baja California; mientras que al tercero, Manuel Rodríguez Monárrez, recientemente le guiñó el ojito el marrón de Morena.

Pero bueno, ahora la fórmula que vivió el PES con Leyzaola en 2016 se repite bajo la sombra de otra bandera, y sólo faltaría cruzar apuestas sobre si, en esta ocasión, también los ediles van a salir de pleito con el aguerrido ex militar.

Por ahora tenemos que la primera minoría del próximo Cabildo de Tijuana estará conformada por Armando Aragón Romero, Guadalupe Flores Huerta, Luis Antonio Quezada y Diana Cecilia Rosa Velázquez.

Un Cabildo peculiar

En verdad muy extraño nos resultará un Cabildo tijuanense en donde por primera vez en toda la historia, el PRI y el PAN simplemente no figurarán. El partido azul y el partido tricolor no alcanzan ni siquiera el estatus de primera minoría, que como se explica unos renglones arriba, corresponde ahora al PRD, o más bien dicho a los integrantes de la planilla del teniente coronel Julián Leyzaola.

Por el PAN queda solito y su alma Arnulfo “El Fufo” Guerrero, mientras que por el lado priista queda solitaria Edna Mireya Pérez Corona. Y bueno, además de los cuatro perredistas, Miguel Martín Medrano completa la lista de los opositores por parte del Movimiento Ciudadano, en un Cabildo donde Morena tronará los chicharrones y la síndica María del Carmen Espinoza, como ya lo comentamos la semana pasada, será sin duda de armas tomar.

En marcha transición

La mejor forma de callar bocas es abriendo puertas. Después de algunos intensos días de dimes, diretes y desencuentros diversos, los trabajos de transición en el gobierno municipal de Tijuana ya marchan viento en popa, luego que el presidente municipal Juan Manuel Gastélum Buenrostro girara instrucciones para abrir las puertas de presidencia municipal al equipo del alcalde entrante, Arturo González Cruz.

Cada lado ve las cosas bajo su propia óptica y pues mientras la actual administración municipal habla de cómo están cooperando y facilitado para que se lleve a cabo este proceso, de parte de González Cruz se menciona que el Ayuntamiento finalmente cedió ante la exigencia del gobierno entrante.

Como quiera que haya sido, solo queda desear que estas tres semanas que faltan para el relevo en las administraciones ahora sí se engrase la máquina y funcione bien el engranaje, porque hasta ahora el proceso de transición ha sido todo menos terso y ágil y como que los dos equipos ya llegan predispuestos y no con la mejor de las voluntades.

Rumbo al consejo nacional

De lo perdido, lo encontrado. Después del desastre electoral, los panistas bajacalifornianos afinan motores rumbo a la elección de consejeros nacionales.

Entre los tiradores apunte usted a Alfonso Álvarez Juan, Arnulfo Guerrero León, José Luis Ovando Patrón y Antonio López. Estos son los que tienen más posibilidades, aunque por ahí suenan también Sergio Ramos y Raúl López Moreno.

Así las cosas, el domingo entrante los panistas se darán cita en Tecate para definir a los representantes de Baja California en el Consejo Nacional. Será una buena oportunidad para ver medirle la fuerza, el grosor al caído músculo panista.

Viene Trump a San Diego

Seguramente no como parte de las celebraciones de la Independencia de México, pero el próximo 18 de septiembre Donald Trump estará en San Diego. La visita del mandatario estadounidense será para una comida de recaudación de fondos para su campaña de reelección. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos será el próximo año, 2020.

Por si es usted simpatizante de Trump y desea estar en este evento, prepárese a despedirse de por lo menos mil dolaritos, que es el costo por platillo. Ahora que si lo que desea usted es, además de disfrutar de la comida, tomarse una foto acompañado del ocupante de la Casa Blanca, ahí el costo asciende a 100 mil de los billetes verdes.

La violencia que no cesa

Los elementos de la recientemente creada Guardia Nacional ya están aquí, las reuniones para definir estrategias de seguridad pública son constantes e involucran a las autoridades electas y a las salientes de la federación, los municipios y el Estado, a la vez que los anuncios sobre operativos y retenes o “filtros” son pan de cada día.

Pero la violencia sigue imperante, y el último caso fue un doble crimen en un concurrido centro comercial de La Mesa, a plena luz del día y frente a todo mundo en un local donde hay control de acceso de vehículos.

Ya los tijuanenses escuchamos casi con normalidad las noticias sobre asaltos a mano armada, ajustes de cuentas, balaceras en sitios transitados, atentados en zonas urbanas “blindadas”. Y ni qué decir de los crímenes de alto impacto donde se han visto involucrados mujeres y niños que, en teoría, nada deben ni temen al crimen organizado ni a los cárteles que se disputan la ciudad.

Los ciudadanos podemos poner nuestro granito de arena denunciando los casos cuando sea posible, llamando al 9-1-1, haciendo señas a la patrulla que pasa, presentando propuestas a los diputados y a las autoridades de gobierno, todo con afán de mejorar. Pero nada de eso dará resultado si no se dan golpes contundentes a la delincuencia.

Si priva la desconfianza hacia las corporaciones y, sobre todo, si los políticos que deben tomar el toro por los cuernos se siguen “echando la bolita” y repartiendo culpas, sin ofrecer acciones concretas contra la inseguridad y la violencia, que no cesan. ¿Hasta cuándo, señores?