Cinco implicados en muerte de misterioso “entambado”

TIJUANA.- La Subprocuraduría Contra la Delincuencia Organizada, a través de la Unidad Orgánica de Homicidios Dolosos ha resuelto el homicidio cometido en fecha 10 de abril del 2014, en contra de una persona únicamente identificada como “El Popek”, y cuyo cuerpo fue encontrado en el interior de un tambo en la calle Manglito No. 1719 de la colonia Herrera de esta ciudad.

Las cinco personas consignadas y a las cuales se les cumplimentó una orden de aprehensión urgente por homicidio calificado son: Melissa López de 25 años de edad, originaria de Tijuana; Jesús Eliberto Ramírez, alias Jesús Heriberto Ramírez, alias Celso Guerra, alias “Beto”, de 31 años de edad, originario de Jalisco; Juan Ramón García Regalado, alias Juan García García, alias Juanito, de 29 años originario de Sinaloa; Martín Tapia Rivera, alias “Ronco” de 27 años, originario de Tijuana, y Silvia Angélica Mariscal Soria de 22 años, originaria de Tijuana.

De las investigaciones realizadas por Agentes de la Policía Ministerial, adscritos a la Unidad Orgánica de Homicidios Dolosos, se logró dar con el paradero de los cinco presuntos responsables, mismos individuos que al rendir declaración ministerial confesaron con lujo de detalle la forma y el motivo del homicidio de la víctima.

Pudiéndose establecer que el ahora occiso “El Popek” y Silvia Angélica mantenían una relación de amistad en la que Silvia Angélica siempre que veía al hoy occiso se hacía acompañar de su menor hijo  de seis años, incluso en las habitaciones de hotel en las que ingerían bebidas alcohólicas y consumían drogas.

Es el hecho que el hijo de Silvia Angélica en una ocasión le mencionó que el apodado “El Popek” le había tocado su área genial, hecho que motivo que Jesús Eliberto Ramírez, alias “El Beto”, padrastro del menor, se enfureciera tanto que quisiera quitarle la vida a  “El Popek”, por lo que lo anduvo buscando por unos días para matarlo picándolo con una varilla con filo que había conseguido, pero posteriormente le pidió a su pareja sentimental actual  Melissa López que le consiguiera una arma de fuego y con eso le demostraría su amor, lo que motivo a Melissa a conseguir un arma de fuego la cual compró por la cantidad de 1,800.00 pesos el mismo día que se lo pidió “El Beto”.

“El Beto” acudió hasta la casa de “El Juanito” la cual es utilizada como picadero y le pidió a Silvia Angélica que hiciera acudir a “El Popek” por lo que esta le llamó por teléfono, y al acudir fue sorprendido por “El Beto” quien le realizó un disparo en la cabeza con una arma calibre .25.

Posteriormente con auxilio de “El Ronco” lo metieron en un tambo de metal, lo cubrieron con unas cobijas y le echaron cal, y sujetaron el tambo en una carretilla de carga de las conocidas como “diablitos”, para sacarlo del domicilio, lo cual no lograron ese día, toda vez que se puso un mercado  “sobreruedas” en la calle y había demasiada gente, por lo que dejaron el cuerpo en dicho lugar.

Por varios días se quedó el cuerpo en el domicilio hasta que comenzó a descomponerse y despedir olores fétidos, siendo reportado y finalmente localizado el día 13 de mayo del año en curso por las autoridades, lo que originó una minuciosa investigación ministerial hasta lograr la detención de los presuntos responsables del homicidio de “El Popek”, quien hasta el día de hoy no ha sido identificado, y cuya causa determinante de muerte fue herida penetrante de cráneo por proyectil de arma de fuego.

Por lo anterior el agente del Ministerio Público ejercitó acción penal en contra de los indiciados, Jesús Eliberto Ramírez, alias Jesús Heriberto Ramírez, alias Celso Guerra, alias “Beto”; Silvia Angélica Mariscal Soria; Juan Ramón García Regalado, alias Juan García García, alias Juanito; Martín Tapia Rivera, alias “Ronco”, y Melissa López, por el delito de homicidio calificado en contra de los cuales se solicitó orden de aprehensión con carácter de urgente, por lo que una vez que se cumplimentó la aprehensión fueron internados en el Centro de Reinserción Social de La Mesa en Tijuana.