Ciencia y tecnología en educación básica

Por Gustavo Fernández de León

“En México hay 24,000 científicos; debería haber 200,000 mínimo”

Jorge Flores Valdés

Leyendo un artículo en alef.mx, en referencia a la conferencia “Cinco décadas de la ciencia mexicana” del científico mexicano Jorge Flores Valdés en la que hace referencia a los avances importantes pero insuficientes de nuestro país, llevó a cuestionarme qué se está haciendo en el nivel básico de estudios para generar futuros científicos.

Ofrecer incentivos para investigadores es insuficiente si no se tiene una formación desde pequeño, ya que es menos probable decidir ser en científico en la edad adulta.

En Baja California se desarrollan algunos concursos aislados y poco promocionados en los que sobresalen sólo las escuelas, y particularmente los alumnos de los docentes que le apuestan a la educación científica ya que no forma parte del plan de estudios formal.

René Cardona, director del nivel secundaria de la escuela Forjadores de la Patria, considera que los alumnos deben estar expuestos a oportunidades donde se les permita descubrir sus habilidades natas, que desarrollen su creatividad y que experimenten el orgullo de ser creadores de contenido nuevo, sobre todo en lo que a las ciencias se refiere. Todo esto es necesario para dar oportunidad a los jóvenes de poder participar como iguales en el escenario mundial.

Para que el pensamiento científico sea significativo en los alumnos, deben de trabajar de manera transversal con todos los docentes de distintas asignaturas a través de un largo y arduo trabajo y así poder participar en los concursos con proyectos originales. Esto quiere decir que un proyecto de Ciencias, en Historia o Geografía se investiga, en Matemáticas se comprueba, en la materia de Español se redacta, inclusive en Cívica y Ética se fundamenta la función social y el beneficio a la humanidad.

Recientemente obtuvieron en el Concurso estatal de ciencia y tecnología del Sistema Educativo fase municipal los tres primeros lugares en las distintas modalidades en la fase de zona y en la etapa municipal dos primeros lugares en dos distintas modalidades. Estos alumnos han desarrollado una aplicación para evaluar el espectro autista, un aparato que ayuda en el uso adecuado del agua al regar tomates y un súper alimento para utilizarse en casos de emergencia, estos son los resultados que un ciclo escolar han dado. Algunos de estos proyectos ya han recibido ofertas para desarrollarse de manera comercial.

A nivel municipal concursan aproximadamente 35 escuelas y en la Olimpiada Mexicana de Informática sólo 8 escuelas de Tijuana participan.

El fomento a las actividades científicas y tecnológicas desde primaria es fundamental para formar desde pequeños a las próximas generaciones con visión creativa y de innovación. La robótica educativa hoy juega un papel fundamental en la educación básica para que el alumno encuentre significativa las matemáticas, la física y la informática (a través de la programación). Esto será fundamental para motivar a los alumnos, en el futuro,  la elección de carreras tecnológicas y científicas y tener los profesionistas que tanta falta hacen en nuestra región.