Cien millones de mexicanos en la pobreza

Por Jaime Bonilla

Las políticas económicas de Enrique Peña Nieto son culpables de la extrema pobreza que padecen cien millones de mexicanos y la virtual desaparición de la clase media.

Instituciones académicas de prestigio revelan que la desigualdad y la pobreza en México son más agudas de lo que indican las cifras oficiales y mucho, mucho más graves de lo que parece.

La cada día más inalcanzable seguridad social para el grueso de la población y lo complicado que resulta aspirar a una pensión digna para las personas en edad de retiro, no hacen sino agravar la situación en que vive hoy día el pueblo de México.

De acuerdo a un estudio del investigador de El Colegio de México, Julio Boltvinik, la pobreza por ingresos en el país ya alcanzó a más del 84.3 por ciento de la población.

El documento sobre la pobreza y la estratificación social en México refleja el deterioro económico del país, debido a los altos índices de desempleo y subempleo, y a la baja del poder adquisitivo de los salarios, factores que hemos denunciado reiteradamente en este espacio como el gran fracaso del esquema neoliberal impuesto por los sucesivos gobiernos del PRI y el PAN.

Por otra parte, el aumento de requisitos y la disminución de los montos de las pensiones siguen abriendo brecha entre la seguridad social y la pobreza de quienes aspiran a jubilarse, de acuerdo a un estudio de la presidenta de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Aracely Damián.

Así, por ejemplo, mientras que la ley del IMSS establecía los 60 años como edad de retiro, actualmente es de 65 años y el requisito mínimo de semanas cotizables para poderse pensionar se incrementó de 500 a 1,250.

En el pasado, los montos de las pensiones incluían 25 días de aguinaldo y el IMSS ofrecía préstamos de tres meses sin intereses, todo lo cual se desvaneció con las reformas impuestas por el gobierno federal.

En contraste con el agravamiento de la pobreza en el país, la acumulación de la riqueza en una cuantas manos es cada día mayor, de acuerdo a un estudio sobre la Desigualdad Extrema en México y la Concentración del Poder Económico y Político, que fue elaborado por el doctor en Economía de la Universidad de Harvard, Gerardo Esquivel Hernández.

Las cifras del estudio ponen en evidencia que apenas el uno por ciento de la población concentra el 43 por ciento de la riqueza de todo el país. Es más, un reducido grupo de 16 mexicanos acumula un monto superior a los 143 mil millones de dólares.

Peor aún, el capital acumulado de cuatro de esos multimillonarios, Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Bailleres y Ricardo Salinas Pliego equivale al 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país.

Así, mientras que los ricos son cada vez más ricos, el número de pobres en México es cada día mayor pero además también son cada vez más pobres.

La pregunta obligada es ¿qué hace el gobierno para impedir que siga creciendo esa brutal desigualdad ente unos pocos y la inmensa mayoría de los mexicanos?

¡Todo contrario!

El gobierno de Peña Nieto continúa entregando los recursos naturales del país, como el petróleo y la minería, a un reducido grupo de empresarios que tienen secuestrada tanto la economía nacional como los órganos de poder político.