Chargers y su QB del futuro

Por Dante Lazcano

Pareciera que fue ayer, sin embargo hace casi 20 años que fuimos testigos de cómo una gerencia de los Chargers encabezó una de las mejores generaciones de jugadores que hubieran sido tomados en el reclutamiento de jugadores colegiales cuando tomaron a LaDainian Tomlinson y Drew Brees.

Fue en el 2001 y entonces el gerente era el desaparecido John Buttler, a quien trajeron de Buffalo, y conforme ha pasado el tiempo siempre sostendré que el finado fue quien puso una única condición que fue que nadie cuestionaría su manera de reclutar y contratar agentes libres, todo en aras de tener a un equipo de calibre de campeonato.

Además de Tomlinson, que ya está en el Salón de la Fama, o Brees, que vive sus últimos momentos como jugador activo pero ya con anillo de campeón, desfilaron elementos como Antonio Gates, Kris Dielman, Jamal Williams, Philip Rivers, Igor Olshansky, Shawne Merriman y sus chochos, Vincent Jackson, Nick Hardwick, vamos, un verdadero trabuco que incluso con todos lesionados estuvieron a 8 minutos de llegar al Super Bowl en aquella final de conferencia ante unos invictos New England Patriots.

Pero como todo inicio tiene final, a aquel equipo se le vino la edad y el último elemento de esa gran generación ya se fue a Indianápolis, aunque yo siempre dije que de la mano o brazo de  Rivers no se ganaría desde hace por lo menos 10 años.

Obvio que siempre esperé el jugador drafteado natural a desarrollarlo y éste se dio justo en el momento en que la directiva lo necesitaba pues en primera ronda tomaron a Justin Herbert, pasador egresado de Oregon.

Además de lo deportivo, Herbert estaba proyectado a ser reclutado dentro de las 10 primeras posiciones por lo que en Los Ángeles, en el equipo que el pasador siempre soñó jugar, le corresponderá la difícil tarea de encabezar un esfuerzo que se cristalice en la obtención de un campeonato en uno tres años.

A mí me hubiera gustado que la primera selección hubiera sido con un apoyador o ala defensivo de Clemson y Ohio State, ya que hubiera sido el talento con el que la defensiva se seguiría fortaleciendo.

Pero como ofensivas llenan estadios y precisamente les urge eso a los del rayo en el siguiente otoño, siempre y cuando se juegue la temporada a puerta abierta, haber tomado al pasador, que además tiene en su pecho tatuado los colores de los Chargers desde que era un infante, habla que pensaron en ver la manera de vender boletos y en un mediano plazo estar pensando en contender por el campeonato.

Verlo como titular el próximo otoño no creo que suceda y menos porque Anthony Lynn, entrenador en jefe, prácticamente ya anuncio que Jarod Taylor será el titular.

Sólo el tiempo nos dirá si esta generación forma parte de la punta de lanza con la que la directiva piensa conquistar a la urbe angelina, pero por el momento puedo decir que lo que hicieron hace que abriguemos esperanzas a que en un futuro cercano podremos ver a nuestro equipo contendiendo por el campeonato.

Draft virtual

Aunque ya es casi una costumbre ver gran parte del draft por alguna plataforma, debido a la cuarentena que se vive en la Unión Americana simplemente fue como de película haber visto la manera en que se desarrolló la edición 2020.

Al margen que fue el primer evento deportivo en poco más de un mes y registró históricos niveles de audiencia, nunca olvidaremos cómo, por ejemplo, Bill Belichcik, el tramposo mayor de los New England Patriots, seleccionó al lado de su perro Nike.

Ahora, a esperar a ver si la liga se jugará, aunque reitero, por fuentes bastante confiables el dicho en la liga es que ésta se jugará pero a puerta cerrada  y sólo Super Bowl y finales de conferencia serán con público.

Mis dos centavos

Quédate en casa.