Chargers no dejan duda

No creo que nadie en su sano juicio sea capaz de objetar el par de victorias que los Chargers han conseguido.

Vaya, no han dejado lugar a dudas, pese a que no dejaron a muchos conformes cómo conformaron el roster de los 53 jugadores, de cómo han dominado a los rivales, incluyendo a los campeones defensores Halcones Marinos de Seattle, a la hora de tener la pelota.

 

 

San Diego hasta este momento, porque al momento de redactar este espacio no iniciaba el lunes por la noche, presume de tener el segundo mejor ataque a la hora de retener el balón, en promedio luego de tres partidos los números arrojan que lo controlan por espacio de 34 minutos.

Eso habla simplemente que la línea ofensiva ha excedido las expectativas y luego de un año de trabajar juntos, además del trabajo del entrenador Joe D´Alesandris, luego de tres partidos han sido capaces incluso de sólo haber permitido dos capturas de mariscal de campo.
Pero no todo es perfecto y pese a que van 2-1, sorprendiendo a más extraños que propios, el equipo debe mejorar vamos, y no es por pensar que como jugarán ante Jacksonville las cosas serán como un regalo de navidad adelantado pues pese a que el equipo del norte de Florida no ha ganado y las estadísticas lo ubican como el segundo peor ofensivo y el peor defensivo.

De arranque los del rayo tienen que sobreponerse al hecho que en semanas consecutivas han perdido jugadores estelares como Nick Hardwick, Melvin Ingram y ahora Danny Woodhead, además de los tradicionales lastimados posteriores a cualquier partido.

Si bien mejorar ostensiblemente la semana anterior en ambos lados del balón, hay detalles por corregir como por ejemplo la contundencia en la zona roja, cuando se meten a la yarda 20 del oponente.

El equipo del rayo el domingo fue controlado la segunda mitad al grado que sólo les permitieron los Bills una serie ofensiva que sacaron puntos cuando Eddie Royal timbró la zona prometida con una recepción de 4 yardas, después se lo dejaron a la defensiva al grado que hasta colectaron un safety con el que de paso amarraron el triunfo.

San Diego comparte con otros tres equipos la décimo primera posición en zona roja, los otros dos son Oakland y Cincinnati, escuadras que están con el 60%, esto significa que se han metido 10 veces y sólo han conseguido seis anotaciones y cuatro goles de campo.

Cierto que Nick Novak, el pateador, está teniendo otro año de consideración, o por lo menos un inicio prometedor, pero los partidos no se ganan con goles de campo, de ahí la urgencia que mejoren la ejecución porque lamentablemente no les tocará enfrentar en semanas consecutivas a equipos tan malos como Jacksonville y en la NFL dejar resultados en casa puede marcar la diferencia entre ganar y perder.

Falta mucho para que esto acabe y tenemos que pensar en un juego a la vez, pero pensar que con un ataque que está por debajo de la media tabla se aspire a cosas importantes mi consejo sería que se tranquilicen porque si bien la defensiva ya subió al décimo lugar, al final esto es un trabajo de equipo en el que si las tres fases se combinan todo el año, el 2014 podría ser inolvidable.