Solicitan al CICESE colaborar con estudios en Autopista

 

Ensenada.- Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) aceptó la propuesta de colaboración del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada(CICESE) para realizar investigaciones y estudios técnicos actualizados para el monitoreo de la Carretera Escénica Ensenada-Tijuana, a corto y mediano plazo.

 

A través de una reunión inicial de trabajo que se realizó en CICESE, CAPUFE y este centro científico comenzaron pláticas para afinar detalles presupuestales y cuestiones jurídicas respecto a un convenio de colaboración entre ambas instancias con el fin de concretar una serie de estudios técnicos, dieron a conocer en conferencia el Dr. Edgardo Cañón Tapia, director de la División de Ciencias de la Tierra del CICESE, y el M.C. Luis Humberto Mendoza Garcilazo, investigador del Departamento de Sismología.

 

“Todavía se están afinando detalles, pero ya hay buena disposición por parte de CAPUFE, se necesita darle tiempo a los trámites que se requieren, ya que ambos somos instancias federales, y hay que seguir la normatividad federal y techos presupuestales, y considerar que estamos próximos al cierre fiscal de año, por lo que pensamos que la formalización con un  convenio pudiese quedar en poco más de un mes”, explicó el Dr. Cañón Tapia.

 

El objetivo general del proyecto presentado a CAPUFE es llevar a cabo estudios geológicos, sísmicos y geofísicos a detalle en las zonas que han presentado deslizamientos o que cuentan con un alto potencial en el tramo San Miguel-El Descanso de la Carretera Ensenada-Tijuana. Para ello se instalarán  medidores sismológicos, de extensión, inclinación, geoeléctricos y  medirán niveles freáticos en pozos para obtener información sobre el campo de deformación y condiciones de humedad que permita evaluar las condiciones geológicas y geotécnicas de la carretera en esa zona.

 

“Sabemos que la zona geológica sigue activa, pero eso no quiere decir que la carretera está por caerse de nuevo, estuvo en servicio más de 40 años, y en aquel entonces no se tenían los conocimientos técnicos  para ver profundidades, fracturas o fallas, y el hecho de que hagamos estudios es con el fin de ayudar a prevenir situaciones futuras”, afirmó el Dr. Cañón Tapia.

 

La inversión estimada para los estudios será alrededor de 16 millones de pesos, e incluye siete estudios, entre los cuales se cuenta uno geológico-sismológico aplicado a la prevención y mitigación de movimientos de masas de terreno en taludes y zonas inestables en el tramo Tijuana-San Miguel, así como otros seis estudios técnicos y la instalación de una red de monitoreo con instrumentación científica en el tramo El Descanso-San Miguel.

 

Los estudios geológicos planteados servirán para hacer un mapa geológico estructural identificando planos de deslizamiento potenciales, así como una cartografía de planos de fallas y fracturas característicos de las deformaciones regionales y de las asociadas a los deslizamientos, así como la evaluación de los resultados.

 

También se plantea hacer  registros geoeléctricos, con el fin de localizar puntos de gran humedad en el subsuelo a lo largo de 10 kilómetros entre El Descanso y San Miguel y así identificar estratos más permeables o con mayor capacidad de saturación en la zona, así como estudios de geohidrología, los cuales implican la instalación de medidores de registro continuo en pozos e identificar eventos de importancia hidrogeológica, entre otras cuestiones.

 

Otros estudios a realizarse serían el monitoreo y análisis de la actividad sísmica con la instalación de seis estaciones sismológicas para correlacionar estas observaciones con los datos de deformación del terreno; monitoreo de la deformación con instrumentos geotécnicos y monitoreo mediante interferometría diferencial del Radar de Apertura Sintética (DInSAR) y sensores ópticos.

 

Cabe recordar que la Carretera Escénica permanece cerrada desde el 28 de diciembre, cuando se colapsó un tramo de 300 metros del kilómetro 93. CICESE colaboró inicialmente con CAPUFE con un estudio geoeléctrico en el sitio colapsado para detectar humedad atrapada en el sitio, pero parte de los  nuevos estudios implican realizar la misma técnica pero en un área mucho mayor.