Candidatos carismáticos y mediáticos

Autor: Noé López Zúñiga

Este 05 de abril iniciaron, segun las disposiciones legales para este proceso electoral 2014-2015 las  campañas político-electorales, en donde las diversas ideologías sustentadas en los siguientes partidos políticos, según orden de registro nacional: PAN, PRI, PRD, PT, verde, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Morena, Encuentro Social, Partido Humanista, y candidatos independientes que lograron su registro en algunas entidades de la federación, darán a conocer públicamente sus estrategias y plataformas electorales para la deliberación y resolución de los problemas socio-económicos que aquejan a la región y al país.

 

En términos constitucionales, implica la renovación de la Cámara de Diputados, es decir, 500 representantes comunes de los cuales 300 son electos mediante el principio de mayoría relativa y 200 a través de la representación proporcional, y a través de la cual, desde la teoría, se encontrará representado todo el pueblo de México; por eso, preparémonos emocionalmente para ver de todo, es decir, discursos de artistas, locutores,  deportistas, cómicos, empresarios, líderes de colonias como de opinión pública, periodistas, y un largo etcétera; muchos de ellos buscarán tu voto, será pues el llamado del pueblo para el pueblo. El perfil del candidato puede variar de conformidad con la idiosincrasia tanto del partido que lo lanza, como de los ciudadanos del distrito electoral que se quiere representar.

Al quedar descubierto el perfil de algunos candidatos, tanto militantes como ciudadanos se disgustaron, porque consideraron que en la designación de candidatos se privilegió a personajes o figuras carismáticas o mediáticas que poco saben de política, e incluso se advierte que son los menos capacitados para la deliberación de la agenda pública, y por tanto para la resolución de los problemas que aquejan a la región y al país.

Sin embargo, para las dirigencias partidarias eso no es así, sino todo lo contrario, estas figuras carismáticas o mediáticas son consideradas idóneas para contender por un cargo de elección popular, (y quiero pensar que es así) porque han sobresalido en sus áreas o disciplinas profesionales, deportivas, artísticas, etcétera. Esto, aunque suene absurdo, forma parte de la representación común ante el poder político.

En efecto, en una forma de gobierno republicana, democrática y representativa, tal y como está diseñada para nuestro país, es lo que  precisamente se ponderara, pues México desde su confección como nación, buscó la pluralidad de ideas y de pensamientos que permitiera mejorar las condiciones del país, pero sobre todo, que se logrará en un momento de crisis, mantener a las entidades (estados) unidos en una república federal. Sin embargo, en pleno siglo XXI y de nuevo con una acentuada crisis tanto política como socioeconómica, se nos obliga a reflexionar lo siguiente ¿Sigue siendo el gobierno fundado en la democracia representativa un modelo optimo para  México? y por tanto ¿Sigue siendo la república federal un sistema eficaz para la resolución de los problemas de los estados?

La respuesta aun no la sabemos, pero por lo pronto, es el momento para cuestionar a nuestros candidatos respecto las posibles soluciones a problemas que presenta el propio sistema de gobierno, en temas particulares como los impuestos, su forma de recaudación y su distribución entre los ciudadanos de los estados: Justicia Distributiva.

 

noelopezzuniga@hotmail.com