Cada cabeza es un mundo: Verano y cabello

Las jornadas de sol y playa pasarán factura al cabello. El agua del mar, de las piscinas, las altas temperaturas y el calor se rebelan ahora en contra de un pelo sano y cuidado. A diferencia de la piel, el cabello posee una estructura inerte que le impide repararse.

 Además, el ambiente relajado del verano conlleva un cierto descuido en el color, la forma y la hidratación. Un buen tratamiento comienza siempre con el lavado y más si el cabello muestra daños estructurales como puntas abiertas, tendencia a romperse o pérdida de pigmentación.

El mayor problema al que se enfrenta en esta época la mayoría en cuanto a la salud capilar se refiere, reside en la caída del cabello. Esta alopecia estacional se produce debido a una alteración del ciclo. En verano como consecuencia del calor, de la radiación ultravioleta y por pequeñas alteraciones en el ritmo circadiano hormonal, el ciclo del pelo se sincroniza, es decir no se produce un ciclo individual del mismo, como sucede en el resto de los meses del año, y todos los cabellos crecen de forma rápida y se caen de manera ágil, dando una imagen de pérdida masiva del pelo.

A este respecto, en el Centro Dermatológico Giovanni Bojanini tenemos tratamientos que resultan efectivos y, si se siguen, el cabello se recuperará, de forma espontánea en el plazo de unos tres meses. El empleo de minoxidil; un fármaco contra la alopecia, junto a algunos productos que contengan vitaminas o aminoácidos como la vitamina A y B, cistina o biotina, pueden ayudar a una mejor recuperación

En ningún caso es necesario recurrir a terapias agresivas, tan sólo es preciso aconsejar, que no hace falta modificar los hábitos higiénicos. El champú es un producto cosmético que tiene como principal función la limpieza del cabello y del cuero cabelludo y no hace que el pelo caiga o crezca. Sin embargo, no debemos minimizar el problema y es preciso realizar los estudios necesarios para descartar otra serie de patologías que pueden simular esta alopecia estacional. Por tanto, lo más importante se resume en que el pelo se recupere con otro que acabe alcanzando las mismas características (tamaño, color, grosor) que el que se ha perdido.

Como ya se mencionó: La caída capilar tras el verano no debe alarmar, pues suele resolverse espontáneamente.

•Cuida especialmente el cabello en épocas de verano con el uso de protectores solares, champús de uso frecuente y empleo de mascarillas o suavizantes para minimizar este efecto al máximo.

•No utilizar secadores calientes ni planchas. Hay que disminuir al máximo el uso de tintes o “enchinadoras” del pelo.

•Los champús anti-caída no evitarán la caída capilar, aunque contribuyan a mejorar su salud general.

•El uso de suplementos y/o vitaminas para reforzar el cabello debe ser bajo recomendación médica.

•Siempre que tengas dudas consulta al Dermatólogo, especialista del cabello.

•Visita nuestra página en Facebook www.facebook.com/cdgbtj dónde encontrarás información básica y podremos aclararte cualquier duda o agenda tu cita en www.giovannibojanini.com.