Cada cabeza es un mundo: Dermatitis seborreica

El día de hoy hablaré sobre un tema muy frecuente en mi consulta diaria; la dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por una descamación e irritación de la zona afectada pudiendo asociarse con prurito (comezón) de leve a moderada.

Esta enfermedad afecta aproximadamente del 1 al 5 % de la población en general con cierto predominio por el sexo masculino; aunque puede aparecer a cualquier edad, la más alta prevalencia de esta dermatosis se observa en los primeros meses de vida así como en adultos a partir de la cuarta década de la vida.

La dermatitis seborreica se ha asociado a diversos factores endógenos (desajustes hormonales, alteración de los lípidos y estado inmunológico) y factores exógenos (estilos de vida, estrés emocional, depresión, malnutrición, estación del año). La distribución de las zonas afectadas va ligada a la cantidad de glándulas sebáceas presentes, afectando predominantemente cuero cabelludo, la cara, la región retroauricular y parte superior de tórax.

En pacientes adultos podemos encontrar un curso crónico de la enfermedad con una marcada oscilación entre periodos asintomáticos y periodos con una exacerbación importante de los síntomas; Es importante destacar que rara vez estos pacientes lleguen a presentar alguna complicación seria, casi siempre ligado a un deterioro estético afectando emocional y socialmente al individuo que la padece; Por tal motivo es de suma importancia detectar en etapas tempranas y ajustar un tratamiento médico para controlar las manifestaciones clínicas  y así limitar la aparición de sus complicaciones.

Cuando nos encontramos frente a un caso de dermatitis seborreica es importante realizar un historial clínico detallado para conocer las incidencias de este padecimiento en otros miembros de la familia, interrogar al paciente sobre la aparición o exacerbación de los síntomas en los cambios de estación del año principalmente otoño-invierno, trastornos químicos sanguíneos  relacionados con el colesterol y triglicéridos elevados.

Se ha demostrado que la dermatitis seborreica está fuertemente ligada con la presencia de un hongo llamado Malassezia spp en cuero cabelludo; Este microorganismo se encuentra en la gran mayoría de los adultos, sin embargo solo el 50% de estos llega a presentar la enfermedad, debido a dos factores: cantidad de lípidos presentes en cuero cabelludo y capacidad inmunológica del individuo. Otros factores que contribuyen a la aparición de esta dermatosis son algunas deficiencias nutricionales, especialmente de las vitaminas del complejo B y de algunos minerales como el zinc, magnesio y cobre.

Para los casos de dermatitis seborreica de prevalencia en cuero cabelludo es necesario atacar el problema con un tratamiento tópico primario a base lociones y shampoos que contengan agentes antimicóticos y esteroides de baja potencia que recete el médico especialista en consultorio observando excelentes resultados, en caso de ser pertinente un tratamiento más severo siendo necesaria la aplicación de otras medidas dependiendo de la dificultad del caso que se presenta.