Cada cabeza es un mundo: Alopecia por déficit nutricional

El día de hoy platicaremos sobre la importancia de mantener una dieta bien balanceada entre todos los grupos alimenticios para mantener una apariencia, textura y crecimiento adecuados para nuestro cabello. En muchas ocasiones desconocemos sobre la estrecha relación que guarda la caída del cabello y nuestra alimentación.

 En la actualidad es común encontrar casos de alopecia o pérdida de cabello en personas que siguen una dieta incompleta y desequilibrada o realizan regímenes alimenticios radicales con una pérdida de peso significativa a corto plazo; en este último punto también entran los pacientes sometidos a cirugías bariátricas, independientemente del grado de obesidad que presenten, pero este tema lo desarrollaremos en otra ocasión , por el momento nos concentraremos en las vitaminas y oligoelementos esenciales para mantener una cabellera sana.

La relación entre la alopecia y la alimentación radica en que los folículos pilosos precisan determinados nutrientes para poder formar pelo nuevo. En esto se encuentran las células de la raíz pilosa que se dividen de una manera extremadamente activa, requiriendo vitaminas y minerales para este proceso. Dado que el cuerpo no puede formar depósitos de muchas vitaminas, ha de recibirlos en suficiente cantidad por medio de la alimentación; si el organismo obtiene un aporte reducido de Ácido Fólico, Biotina, Zinc, Selenio, Hierro, Vitaminas del complejo B, puede producirse la caída de cabello. Así mismo, las personas que siguen una alimentación exclusivamente vegetariana pueden experimentar mayor caída de cabello.

Si se desea garantizar una alimentación saludable para el cabello es conveniente aumentar la ingesta de productos integrales y lácteos, frutas y verduras para brindar el aporte suficiente de vitaminas a los folículos pilosos. Para mantener un adecuado balance de hierro y ácido fólico es importante consumir carnes rojas, pescado, verduras de hoja como espinaca y lechuga, germen de trigo y soja. Las vitaminas B6 y B12 se encuentran, sobre todo, en productos de origen animal como la carne y pescado. Las nueces, espinacas y lentejas permiten un aporte adecuado de Biotina, al igual que la carne magra, la y los cereales, que también cuentan con una alta concentración de este nutriente. El aporte diario de Zinc lo podemos conseguir con la ingesta de cereales, carne, lácteos, apio, espárragos, huevo, papas, berenjenas y espinacas.  Además de seguir una alimentación sana y equilibrada es posible que resulten de ayuda ciertos preparados comerciales que contienen aminoácidos y vitaminas del grupo B como aporte extra.

Es de suma importancia acudir al médico especialista en este ramo para solicitar una valoración bien detallada, con el objetivo de excluir otras posibles causas desencadenantes de la alopecia por déficit nutricional que vayan más allá de la nutrición.