Cada cabeza es un mundo: Alopecia cicatrizal

En esta ocasión hablaré de un tema que es frecuente en consultorio, la alopecia cicatrizal  la cual pertenece a un grupo heterogéneo de enfermedades raras que destruyen o dañan el folículo piloso de forma localizada y progresiva sustituyendo partes sanas por tejido cicatrizal, evidenciando la pérdida permanente del cabello.

Los síntomas son muy inespecíficos y puede estar acompañada de dolor severo y ardor. En los casos que la pérdida de cabello sea gradual, sin síntomas, puede pasar desapercibida durante mucho tiempo.

Técnicamente la inflamación es la que destruye el folículo y se encuentra por debajo de la piel,  generalmente no hay cicatriz visible en el cuero cabelludo de forma inicial sino a través de un periodo de tiempo.

Las alopecias cicatrizales se clasifican en primarias y secundarias. Las primarias son aquellas en la que el folículo es el objetivo de un proceso inflamatorio destructivo. En alopecias cicatrizales secundarias, la destrucción del folículo piloso es debida a un incidente o lesión externa, como traumas, infecciones graves, quemaduras, radiación o tumores.

La causa de las alopecias cicatrizales que no tienen que ver con una lesión externa son poco conocidas. Sin embargo, todas las alopecias cicatrizales implican la inflamación de la parte superior del folículo, donde se encuentran las células madre y la glándula sebácea. Si las células madre y la glándula sebácea se destruyen, entonces no hay posibilidad de regeneración del folículo piloso y el resultados es la pérdida de pelo permanente.

Puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres de todas las edades sin distinción alguna  aunque no se suele ver en los niños a menos que sea traumática. En mujeres por ejemplo la alopecia fibrosante frontal es muy silenciosa y normalmente detectan que la frente está creciendo. Ha habido algunos estudios sobre la alopecia cicatrizal en los que se ha descubierto que se repiten en algunas familias, por lo que podría haber un factor genético. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no tienen una historia familiar de esta condición por lo que no es algo relevante.

Para poder confirmar el diagnóstico es necesario hacer una biopsia del cuero cabelludo, los resultados de la biopsia indicarán el tipo y cantidad de inflamación presente, la ubicación, así como otros cambios en el cuero cabelludo. La evaluación clínica es también importante y debe ser realizada por el especialista.

Los síntomas como la comezón, ardor, dolor o sensibilidad suele indicar algún tipo de actividad. Así como los signos de inflamación que incluyen enrojecimiento, descamación y pústulas. Sin embargo, en algunos casos activos se presentan pocos síntomas o signos y solo la biopsia del cuero cabelludo demuestra la inflamación.

Una de las principales preguntas de mis pacientes con este tipo de alopecia es si el cabello volverá a crecer normalmente. Desgraciadamente, el pelo no volverá a crecer una vez que el folículo ha sido destruido. Sin embargo, puede ser posible tratar la inflamación en los folículos circundantes antes de que sean destruidos, y por esta razón es importante comenzar el tratamiento tópico con lociones y shampoos recomendadas por un profesional en materia, tan pronto como sea posible para controlar el proceso inflamatorio. 

En caso de ser necesario, se pueden optar por soluciones como el microinjerto capilar. Si tienes o conoces a alguien que tenga esta enfermedad no dudes en recomendar la visita a su especialista para darle pronta solución.