Buscando algo positivo

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Uno se cansa de hablar de lo mismo, sobre todo de lo malo, así que quizá sería mejor hablar de lo poco rescatable del cierre de campaña del equipo de Tijuana jugando de local, y vaya que hay que escarbar para encontrar algo.

Lo que sí se puede decir a su favor es que, a pesar de sufrir un descalabro más en su último partido jugado en el estadio Caliente, el conjunto fronterizo dio un buen partido y le vendió cara la derrota al cuadro de Morelia, quien tras el triunfo de 3-2 dio un paso muy importante hacia su clasificación a la liguilla.

Y sí, las fallas frente al arco contrario se presentaron una vez más, pero por primera vez en meses se puede aplaudir el hecho de que lograron anotar más de un gol dentro del mismo encuentro.

Así es, el conjunto tijuanense conectó con las redes en dos ocasiones ante su rival del pasado sábado, mismo que no lograba hacer desde finales de agosto cuando empató con el actual campeón Santos 2-2.

Siendo la segunda ofensiva menos productiva con 13 goles a favor, solo por encima del penúltimo lugar general Atlas, habla mucho sobre lo que fue una campaña para el olvidó en cuanto al ataque y sin duda deberá ser prioridad para el próximo técnico el reforzar la ofensiva para el siguiente torneo. Pero bueno, eso se lo pudo haber dicho hasta el aficionado menos observador; no se requiere ser un ‘experto’ como para dar ese tipo de consejos.
Otra cuestión rescatable en cuanto al accionar del equipo de Xolos es el hecho de que Frankie Oviedo decidió echar mano de varios jóvenes y estos respondieron de buena manera a pesar de la derrota.

Seguramente bajo el lema de ‘nada que perder’, el técnico colombiano decidió iniciar con varios jóvenes y buscar el resultado que podría darle una conclusión más amena a lo que ha sido una temporada de pesadilla. Y claro que ese no fue el caso, pero dentro del terreno de juego fueron los jóvenes los que mostraron una cara distinta y los que dan la más mínima pero existente razón como para poder decir que esta temporada no fue un gran fracaso.

Mientras jugadores como Gibran Lajud y Luis Chávez le dieron cierto balance a un conjunto que sufrió por sus constantes cambios dentro del plantel, otros más llegaron para pelear por un lugar dentro del primer equipo y poco a poco se han dado a conocer.

Jugadores como Jesús Angulo o el recién debutado Antonio Navarro han sabido aprovechar las pocas oportunidades que se les han presentado y de seguir así podrían ser nombres mencionados con más frecuencia. La cantera es sumamente importante si se busca ser un equipo ‘grande’ y siempre será bueno ver debuts tan prometedores.
Sobra decir que ha sido un torneo difícil tanto para el equipo como para el aficionado, pero tanto en la vida como en el futbol no está de más buscar algo positivo dentro de tanto negativo. Y sí, será algo grosero decirlo pero quizá lo mejor de todo es que este torneo está por terminarse para los Xolos y se podrá empezar de nuevo el próximo año. Nada como el poder soñar y decir que el próximo año será mejor.